Empresas

Cellnex se desploma en Bolsa por los problemas en la compra de torres a Hutchison en Reino Unido

La autoridad británica de competencia considera que la adquisición podría derivar en una subida de precios para los consumidores

Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex.

Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex. / FERRAN SENDRA

2
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Caída en picado de Cellnex en bolsa tras los problemas de la compañía en la macrocompra de torres a Hutchison en Reino Unido. La autoridad británica de competencia (CMA) considera que esta operación aumentaría el poder de Cellnex como operador relevante del mercado, lo que podría derivar en una menor competencia y, por ende, menor calidad y mayores precios. Las acciones de la compañía se han desplomado más de un 5% al inicio de la sesión hasta una valoración de 49,04 euros por título.

Hace poco más de un año, Cellnex dio luz verde a una de las mayores adquisiciones de su historia con la compra de 24.600 torres y emplazamientos de telecomunicaciones de Hutchison en Europa por un valor total cercano a los 10.000 millones de euros para reforzar su presencia en Italia, Reino Unido e Irlanda y añadir a su portfolio Austria, Suecia y Dinamarca como nuevos mercados.

El operador de telecomunicaciones ha logrado el beneplácito de todos los países a la fusión, a excepción del Reino Unido en donde la autoridad de competencia alerta de que con la venta de Hutchison a Cellnex, en vez de a otro operador, se evita la entrada de un tercer actor en ese mercado. En la actualidad, Cellnex es uno de los dos únicos grandes proveedores independientes de infraestructura pasiva en el Reino Unido, con una posición de liderazgo en el mercado que obtuvo a través de la compra de la división de telecomunicaciones de Arqiva en el año 2020. Y el temor de la CMA es que con esta compra se crearía un duopolio entre Cellnex y CTIL que coparían el 90% del mercado.

Noticias relacionadas

Esta reducción de la competencia podría derivar, según la CMA, en precios más altos o servicios de menor calidad para los operadores de redes móviles, con un impacto en cadena para los usuarios en todo el país. Y, por ello, da de plazo hasta el 7 de enero para que Cellnex y Hutchison propongan condiciones que hagan viable la operación y eviten el veto de Competencia.

Cellnex ha confirmado a través de un comunicado que está revisando la decisión de la CMA y trabaja en su respuesta sobre las posibles condiciones que estaría dispuesta a aceptar. Con todo, la compañía que dirige Tobías Martínez insiste en que la operación es "marcadamente procompetitiva" y promoverá "claros incentivos para desbloquear, mejorar y extender la cobertura móvil –incluyendo el despliegue del 5G–, en todo el Reino Unido". "Por ello la compañía seguirá colaborando con la CMA para clarificar y atender las dudas e incertidumbres que puedan plantearse de cara a la decisión final de la CMA", añade en la nota.