Automoción

El coche eléctrico para Seat en Martorell y Volkswagen en Navarra sigue condicionado a las ayudas

  • El grupo alemán confirma, en su conferencia anual, que la planta barcelonesa acogerá la producción de un modelo compacto eléctrico y que la fábrica navarra tendrá un SUV eléctrico, pero deja en el aire su adjudicación a las ayudas del PERTE de automoción.

El plan del grupo Volkswagen hasta 2026

El plan del grupo Volkswagen hasta 2026

3
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

Martorell y Navarra deberán esperar a que el Gobierno active y concrete el PERTE de automoción para conocer si el grupo Volkswagen les adjudica la producción de un coche urbano compacto y un SUV, respectivamente, 100% eléctricos. El grupo ha confirmado su intención de hacerlos en España, pero el tema no está cerrado. Esta decisión es crucial para vertebrar el futuro de la industria automovilística en nuestro país, y clave para conocer el futuro de Seat. Toda esta apuesta entrará, si todo va bien, en el plan del consorcio que hoy ha anunciado una inversión de 159.000 millones de euros en los próximos cinco años, 89.000 millones destinados a la electrificación y 56.000 millones para la digitalización de sus fábricas.

En la reunión del consejo de supervisión del consorcio alemán de hoy se han desvelado los planes de futuro para las diferentes plantas repartidas por Europa, y se ha hecho hincapié en que la decisión sobre el coche eléctrico en España sigue estado sometida a la llegada de las ayudas planteadas dentro del plan de 3.000 millones de euros presentado por el ejecutivo español, que hoy ha recibido el visto bueno de la Comisión Europea.

Diess sigue al frente

Herbert Diess, consejero delegado del grupo Volkswagen (que se mantiene en el cargo pese a los rumores que lo situaban fuera del mismo por desavenencias con el comité de empresa), ha afirmado hoy que su pretensión es que el 25 % de los vehículos vendidos en 2026 tenga un motor eléctrico (lo que no quiere decir que todos sean eléctricos ya que seguirán existiendo los híbridos enchufables). Para ello necesitará electrificar la mayoría de factorías del grupo (como Seat en Martorell y Volkswagen en Landaben), que se unirán a las actuales de Zwickau y Emden (ambas en Alemania).

Para la planta de Wolfsburg, donde el grupo tiene su sede, Diess ha anunciado que a partir de 2023 producirá una parte del paquete del eléctrico ID.3 y partir del 2026 arrancará la fabricación en serie del modelo 100% eléctrico , autónomo y conectado Volkswagen Trinity. El directivo alemán no solo mantendrá el timón del grupo sino que también asumirá desde el 1 de enero la dirección de la división de software CARIAD.

En cuanto a resultados, el consejo de supervisión del consorcio VW confirma un objetivo de rentabilidad operativa en la parte alta del rango entre el 6 y el 7,5 % para el 2021, unas entregas de 9 millones de vehículos y un flujo de caja neto en el área automovilística de 15.000 millones de euros antes de extraordinarios.

Optimismo en Martorell

Noticias relacionadas

El anuncio de que el grupo Volkswagen quiere hacer coches eléctricos en Martorell y Landaben no es una noticia nueva. De hecho ya se anunció en la presentación de resultados de Seat y Cupra de la pasada campaña, y todos lo dan por hecho. Wayne Griffiths, presidente de la automovilistica española siempre ha insistido en la necesidad de trabajar todos juntos para lograr que sea realidad. Pero como ha reconocido Diess hoy, "la decisión final depende de las condiciones generales y de la ayuda pública".

Desde la Generalitat, el conseller de Empresa i Treball, Roger Torrent, se ha apresurado a congratularse por la información. Considera que "la decisión es trascendental ya que la fabricación del coche eléctrico es el elemento más importante de la cadena de valor, pues tiene un efecto tractor y genera una industria a su alrededor que permitirá a Catalunya liderar la transición hacia la movilidad sostenible". También ha pedido al Gobierno español que "acelere la convocatoria del PERTE, que es un elemento imprescindible para garantizar esta inversión".