Misma cantidad que la ordinaria

Esta es la fecha en que los pensionistas cobrarán la paga extra de Navidad

Una pareja de jubilados, en el barrio barcelonés de la Verneda, en noviembre pasado.

Una pareja de jubilados, en el barrio barcelonés de la Verneda, en noviembre pasado. / Ferran Nadeu

1
Se lee en minutos
Raimunda Poleski

Cuando se acerca la Navidad y con el Black Friday a la vuelta de la esquina, muchos son los pensionistas que se preguntan ¿cuándo va a pagar el Estado la paga extra de Navidad a los jubilados? Lo cierto es que como consecuencia de la crisis económica cada vez más y más familias se han visto obligadas a vivir casi de forma exclusiva de la pensión del abuelo. Para todos ellos, los hogares que están en riesgo de exclusión social por tener a todos sus miembros en el paro, es fundamental saber la fecha exacta en la que van a tener ese ingreso extra del que dependen, en buena medida, no tanto las vacaciones y los días libres como el gasto en comidas, cenas e incluso en actividades extraescolares.

Los jubilados tienen derecho a dos pagas extras, que se comienzan a cobrar en el momento que se empieza a percibir la pensión. Su importe es el mismo que el de la paga mensual ordinaria y se abonan en junio y noviembre.

Cuando la pensión deriva de un accidente o de una enfermedad laboral, su cuantía se prorratea en 12 pagas.

La última paga extra del año, la que comúnmente se conoce como la de Navidad, se cobrará alrededor del día 25 de noviembre, justo un día antes del Black Friday. Dependiendo de la entidad bancaria en la que esté domiciliada la nómina, los pensionistas cobrarán un día u otro.

Noticias relacionadas

El pensionista puede percibir la cantidad a través de entidades financieras, por medio de graduados sociales o a través de los administradores de las residencias de pensionistas de la Seguridad Social.

Como es lógico, no todo el mundo cobra la misma jubilación. Hay diferencias hasta por comunidades autónomas. Pero en total el Gobierno tiene que desembolsar nada más y nada menos que casi 9.000 millones de euros. Una cifra que puede afectar, además, de manera muy importante al tope de déficit y de gasto público que el Gobierno comprometió en su día a la hora de aprobar sus presupuestos con los socios comunitarios de la Unión Europea que hace apenas unas semanas le levantaron la vigilancia especial a la que estaba sometida desde hace meses la economía española.