Testimonio

Marouane, recién contratado a sus 20 años: "Con mi primer sueldo me he podido alquilar una habitación"

  • Este joven barcelonés deja de engrosar la estadística de 33,5% de menores de 25 años en paro

Marouane, de 20 años, en el taller de autobuses eléctricos de V.I. Serveis; en la Zona Franca de Barcelona.

Marouane, de 20 años, en el taller de autobuses eléctricos de V.I. Serveis; en la Zona Franca de Barcelona. / Simone Boccaccio

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Marouane ha pasado de corretear por el taller donde sus tíos apañaban como podían los coches de sus vecinos a arreglar los autobuses eléctricos que circulan por las calles de Barcelona. Este joven de 20 años acabó hace poco un grado de formación profesional y ahora tiene contrato de formación por un año en V.I. Serveis. “No se que pasará el año que viene, yo querría quedarme más y seguir aprendiendo el oficio”, cuenta mientras hace un parón y se limpia las manos negras de grasa de motor. “De momento con mi primer sueldo me he podido alquilar una habitación”, añade.

Este barcelonés nacido en Marruecos ha dejado de engrosar las filas de ese 33,5% de jóvenes menores de 25 años que están en paro en Catalunya, que quieren trabajar pero no encuentran empleo; según las últimas estadísticas del INE. Tener asegurada una nómina a final de mes supone para la mayoría un giro de 180 grados en sus vidas. En el caso de Marouane le permite levantar la cabeza y hacer algo que hasta ahora le parecía imposible: planificar. “Ya me estoy mirando el carnet de conducir, que cuesta un dinero…”, afirma. El siguiente paso, si el contrato se le alarga lo suficiente, ya será el coche con el que ir a laburar al polígono de la Zona Franca. “Poco a poco”, se dice; resistiéndose a correr. 

Marouane

/ Simone Boccaccio

Para Marouane su primer contrato ha supuesto algo más que un puente de transición entre la adolescencia y la vida adulta. Le ha permitido dejar atrás el albergue juvenil en el que vivía tutelado por la Generalitat desde que llegó al país en el 2018 y poder empezar a construirse y trabajarse su propia historia. Este joven empezó sus estudios de formación profesional, hizo prácticas y saltó a su primer contrato laboral gracias a una triple alianza entre el Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC) y las fundaciones Adsis y Èxit. 

La incógnita del mañana

Noticias relacionadas

En el programa ‘Noves Oportunitats’ conectan a jóvenes con voluntad de aprender con empresas dispuestas a formarles. "Trabajamos con vehículos eléctricos, principalmente autobuses y furgonetas. Cada vez tenemos más demanda, pero apenas hay especialistas en el sector. Si sigue así trabajo no le va a faltar", explica el responsable de V.I. Serveis, Antonio Agüera; justo al lado de un autobús de la línea H16 bajo mantenimiento. Marouane no puede evitar una sonrisa, ante esa expectativa. "Poco a poco", se repite. 

La falta de profesionales cualificados en determinados sectores es una queja extendida entre el empresariado, aunque no todos están luego dispuestos a hacer la inversión para que los jóvenes aprendan. Sí forma parte del ADN de esta cooperativa de trabajadores, fundada con las prestaciones del paro y las indemnizaciones juntadas por cuatro empleados de una empresa de componentes de la automoción que no sobrevivió a la crisis del 2008.  En plena transición hacia el vehículo eléctrico, el futuro del sector pasa por firmas como V.I. Serveis, ya posicionadas para esos cambios. Y pasan por esas manos engrasadas de Marouane, que de momento espera poder seguir reparando los autobuses que pueblan el asfalto de Barcelona.

Temas

Empleo Paro