Reformas

El Gobierno promete tener una nueva ley concursal en el 2021

  • El proyecto de ley se debe remitir al Congreso antes de que finalice junio

  • La nueva regulación es esencial para atender las insolvencias derivadas de la crisis sanitaria

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, en una imagen de archivo

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, en una imagen de archivo / Victor Lerena / EFE

1
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +

El Gobierno se ha comprometido ante la Comisión Europea a remitir al Congreso de los Diputados un proyecto de ley de reforma de la ley concursal antes de que finalice el segundo trimestre de este año. Así figura en el Plan de Recuperación remitido a Bruselas en el que se establece el objetivo de que la nueva ley esté definitivamente aprobada en el cuarto trimestre del 2021.

La reforma concursal viene impuesta por la necesaria transposición a la normativa española de la directiva 2019/1023 sobre medidas para aumentar la eficiencia de los procedimientos de reestructuración, insolvencia y exoneración de deudas. La directiva europea incluye que las deudas con Hacienda y la Seguridad Social puedan ser objeto de quitas en un proceso concursal (en la actual normativa española son créditos privilegiados). La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, evitó este miércoles aclarar si la nueva legislación modificará el carácter privilegiado de las deudas de una empresa o una familia en caso de procedimiento concursal. Solo afirmó sobre este punto, de forma genérica, que la nueva normativa "estará alineada con la directiva europea".

Noticias relacionadas

La reforma de la ley concursal es vital, a la espera de que el Gobierno levante la moratoria, derivada de la pandemia, sobre la obligación de declarar concurso de acreedores en caso de insolvencia. Cabe pensar que cuando se levante esta obligación, muchas empresas que hayan visto deteriorada su solvencia por efecto de la crisis sanitaria podrían entrar en supuesto concursal al no poder atender el pago de sus deudas. El propósito de la nueva ley es abordar "una importante modernización del marco concursal, con el fin de agilizar los procedimientos, facilitar las soluciones negociadas y tratar de minimizar la destrucción de valor para el conjunto de la economía", según el Plan de Recuperación.

El documento añade que "se establecerá un procedimiento de segunda oportunidad para personas naturales más eficaz, que permita una exoneración de las deudas sin liquidación previa". Además se prevé introducir planes de reestructuración, como un nuevo instrumento pre-concursal con el objeto de prevenir la insolvencia y el concurso subsiguiente, así como un procedimiento especial para las micropymes de menor duración y coste, que se tramitará íntegramente por medios electrónicos.