05 ago 2020

Ir a contenido

EPA DEL SEGUNDO TRIMESTRE

EPA 2020: El covid-19 destruye un millón de empleos durante el confinamiento

La ocupación baja hasta los 18,6 millones de empleos en los tres peores meses de la pandemia

Catalunya cierra el segundo trimestre con 223.700 empleos menos y 61.300 parados más

Sara Ledo

El coronavirus destruyó un millón de empleos en España en el segundo trimestre. En la foto, comercios cerrados en Valencia, el 28 de julio. / MIGUEL LORENZO / VÍDEO: EFE

Coincidiendo con el periodo en el que España estuvo confinada se produjo la mayor caída de empleo de la historia. España destruyó 1,074 millones de empleos en el segundo trimestre de este año, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que reflejan la evolución del mercado laboral entre el 23 de marzo y el 28 de junio. Catalunya fue la comunidad autónoma con un mayor descenso de actividad con la desaparición de 223.700 empleos.

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, calificó estos datos de "coherentes" con lo ocurrido en unos meses marcados por el confinamiento y el parón de la economía. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Calviño subrayó la expansión del trabajo a distancia que alcanzó a 3 millones de trabajadores –el 16,2% de los ocupados, frente al 4,81% registrado un año antes— y la caída "muy limitada" del trabajo por cuenta propia (36.100 en el trimestre).

Además, ensalzó el papel de los expedientes de regulación de empleo (erte), que alcanzaron a 3,4 millones de personas en el peor momento de la pandemia (abril), para amortiguar el golpe laboral. Los ocupados que realmente han trabajado durante el segundo trimestre cayeron en 4,7 millones –2,7 millones más que en el trimestre anterior— hasta los 13,9 millones. Una cifra que se debe "a los que han estado ausentes de su empleo por erte o por paro parcial por razones técnicas o económicas". Las horas efectivas de trabajo realizadas disminuyeron un 22,59%.

La EPA del segundo trimestre agrava los datos ya malos de la del primer trimestre, que reflejó los primeros golpes del coronavirus. En ese primer trimestre, el empleo cayó en casi 290.000 ocupados y fue el peor arranque del año desde el 2013. El segundo trimestre suele ser un periodo bueno para el empleo al recoger el inicio de la Semana Santa y la puesta en marcha de la temporada de verano, pero este año se recortaron un millón empleos hasta los 18,6 millones de ocupados.

Las mujeres y los empleados temporales han sido, de nuevo, los más afectados. El número de ocupados cayó un 4,95%, mientras que la cifra de ocupadas descendió en un 6,06%. Seis de cada 10 de los empleos perdidos corresponden a contratos temporales. En variación anual, el número de asalariados bajó en 1,1 millones (232.300 con contrato indefinido y 929.100 con contrato temporal).

La caída de la ocupación afectó a todos los sectores, aunque con especial ferocidad en el sector servicios que se redujo en 816.900 empleos, fruto del impacto de la pandemia en el turismo, la hostelería y el comercio. Pero el impacto también alcanzó a la industria (–127.000), la construcción (–108.700) y la agricultura (–21.400).

Un millón de personas 'inactivas'

El paro aumentó en 55.000 personas (1,66%) hasta alcanzar los 3,3 millones. La tasa de desempleo se sitúa en el 15,33%. En términos desestacionalizados la variación trimestral es del 6,03%. En los 12 últimos meses el paro ha aumentado en 137.300 personas (4,25%). Pero una de las principales claves de esta EPA es la enorme brecha entre destrucción de empleo (un millón) y nuevos parados (55.000) que se encuentra en la categoría de 'inactivos'. Una categoría que ha crecido en un millón de personas. Además, el confinamiento y el cierre de empresas han impedido a 1,6 millones de personas buscar empleo pese a estar disponibles para trabajar.

Los hogares con todos sus miembros activos en paro aumentaron en el segundo trimestre en 74.900, hasta un total de 1,1 millones, de los que 300.100 son unipersonales. Por el contrario, el número de hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados disminuyó en 311.300 y se situó en 10,3 millones.

Catalunya: la mayor destrucción de empleo

La bajada de la ocupación ha sido general en todas las comunidades autónomas, excepto Baleares, aunque el mayor descenso se ha registrado en Catalunya, con 223.700 personas menos empleadas que en el trimestre anterior –el mayor descenso de la serie histórica-- y 203.600 menos que hace un año. El número de ocupados se sitúa en 3,2 millones .

El número de parados subió en 61.300 personas en el segundo trimestre en Catalunya, hasta sumar un total de 472.000 desempleados, siendo la comunidad autónoma donde más aumentó el desempleo en los meses más duros de la Covid-19. La tasa de paro se situó en el 12,78 %, frente al 10,66 % del trimestre anterior. El secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, explicó ayer que estos datos confirman la "severidad y el impacto de la crisis sanitaria en el mercado de trabajo".