14 ago 2020

Ir a contenido

crisis del covid-19

Repsol pierde 487 millones por el abaratamiento del crudo y el coronavirus

La petrolera ha priorizado su papel de suministrador de servicios básicos por encima de la rentabilidad

EFE

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol.

Repsol perdió 487 millones de euros entre enero y marzo, frente a los 608 millones que ganó en el primer trimestre de 2019, debido a la depreciación de sus inventarios en 790 millones por el descenso de los precios del crudo y del gas, así como por el desplome de la demanda provocado por la covid-19.

El resultado neto ajustado CCS (descontada la variación en el valor de las existencias y extraordinarios) se situó en 447 millones, el 27,7 % menos, según las cuentas remitidas por la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en las que, por primera vez, divide sus áreas de negocio en Exploración y Producción, Industrial y Comercial, y Renovables.

Según Repsol, los resultados reflejan también que ante la crisis del coronavirus, ha priorizado su papel de suministrador de servicios básicos por encima de la rentabilidad y ha mantenido operativas todas sus instalaciones, incluidas unas 3.400 estaciones de servicio en España), siete complejos industriales (cinco en España, uno en Portugal y otro en Perú) y una docena de fábricas de GLP.

En el primer trimestre, la petrolera ingresó 10.475 millones de euros, el 13 % menos, y generó un resultado bruto de explotación (ebitda) de 349 millones, inferior en el 80,7 % al de un año antes; en tanto que sus inversiones aumentaron el 6 %, hasta 634 millones.

Resultados por negocios

En Exploración y Producción, el resultado neto ajustado bajó el 72 %, hasta 90 millones, por los menores precios de realización de crudo y gas, el coste de la adquisición del 63 % adicional en Eagle Ford (Estados Unidos) y una valoración negativa de los inventarios -el precio del barril de Brent bajó el 20,6 % y el gas Henry Hub, el 35,5 %-.

En Industrial, el resultado neto ajustado aumentó el 6 % y sumó 288 millones por el mejor comportamiento de Repsol Perú y del área de Comercialización y Trading de Gas y pese a la caída de la aportación de la actividad de refino.

El negocio de Comercial y Renovables aportó un resultado neto ajustado de 121 millones, el 12 % menos, por la caída de las ventas en las estaciones de servicio a partir de mediados de marzo, cuando se decretó el estado de alarma, y a la caída del negocio de GLP por los menores márgenes en operaciones sujetas a precio regulado y los menores volúmenes de ventas debido a un invierno más suave en España.

Al cierre del trimestre, la deuda neta del grupo era de 4.478 millones, 258 más que a 31 de diciembre de 2019, debido, principalmente, a la adquisición de 17,6 millones de acciones propias durante el trimestre.