Crisis del coronavirus

La empresa de call centers Konecta prepara un doble erte de 1.700 trabajadores

La compañía comunica un primer expediente de 500 afectados y anticipa un segundo de hasta 1.200 personas

Los sindicatos impugnaran la suspensión, ya que afecta a servicios de atención telefónica que siguen en funcionamiento

Una imagen de un ’call center’.

Una imagen de un ’call center’.

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La empresa de centros de atención telefónica Konecta, una de las más grandes del sector en toda España, prepara una batería de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para hasta 1.700 trabajadores. Lo está ultimando en dos tandas; un primer expediente ya comunicado a los trabajadores y que afectará a 502 empleados y un segundo, anticipado pero no confirmado, que puede afectar a otras 1.200 personas en los diferentes centros que mantiene la compañía en el país. Así lo han confirmado fuentes sindicales consultadas, que avanzan también que impuganarán el primero de los expedientes, ya que la empresa lo ha justificado en base a la cancelación de servicios que continúan en funcionamiento. Konecta ha declinado responder a las preguntas formuladas por EL PERIÓDICO.

El primer erte que afectará a 502 personas de 10 centros de trabajo de la compañía ya ha sido comunicado formalmente a los trabajadores afectados y a los sindicatos. La compañía lo ha justificado debido a la pérdida de campañas de atención telefónica de ciertos clientes, ante la parálisis de la actividad económica provocada por la pandemia del covid-19. En los dos centros que mantiene Konecta en Barcelona, y que ocupan a cerca de 1.800 personas, la empresa pretende suspender a 204 empleados. Y lo ha justificado "como consecuencia directa de la paralización de la actividad que veníamos prestando para el cliente Grupo Suez y, más concretamente, del servicio Agbar"; según consta en una carta remitida a un trabajador afectado.

Noticias relacionadas

Desde la UGT denuncian que dicho servicio de atención telefónica sigue en activo, que la demanda de atención por parte de los clientes de la compañía contratante permanece y que por ello impugnarán el erte ante la autoridad laboral. "Mientras plantean un erte para unos están negociando ampliaciones de jornada para aquellas personas que están teletrabajando", apuntan desde el sindicato. "Lo que pasa es que para mandar a gente a trabajar desde casa hace falta hacer antes una inversión", añaden esas mismas fuentes.

La compañía ha comunicado de manera informal a los representantes sindicales su voluntad de efectuar un segundo erte, que podría llegar a afectar a 1.200 trabajadores. La plantilla actual de Konecta en España supera los 15.000 trabajadores. Esta firma se suma así a la lista de compañías del sector, como Fonoservice, Tellame o Servitelco, que han efectuado un erte ante la actual crisis del coronavirus.