29 oct 2020

Ir a contenido

plan de choque

Coronavirus: El Gobierno moviliza 200.000 millones para su "escudo económico y social"

El Consejo de Ministros aprueba avales públicos para los créditos de las empresas y medidas para evitar despidos

Las familias vulnerables podrán aplazar un mes las las cuotas de sus hipotecas y quedarán protegidas del corte de suministros básicos

Rosa María Sánchez

Pedro Sánchez anuncia un plan de 200.000 millones contra el coronavirus. / ZML

Con la enorme presión de más de 100.000 trabajadores afectados por los primeros expedientes de regulación temporal de empleo y con unas cifras oficiales de 11.178 personas contagiadas por el coronavirus y 491 fallecidos, el Consejo de Ministros aprobó este martes por fin un potente paquete de medidas económicas con las que el Gobierno pretende movilizar 200.000 millones de euros en apoyo de las empresas y del empleo y en ayuda de los colectivos más vulnerables.

El plan, que fue recibido por la bolsa con un alza del 6,41%, supone «la mayor movilización de recursos públicos y privados en la historia democrática» española, recalcó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, el jefe del Ejecutivo presentó las líneas generales del «escudo económico y social» con el que el Gobierno quiere complementar al «escudo sanitario» ya en marcha contra la epidemia que está paralizando la actividad y ha motivado incluso que la Eurocopa de fútbol se aplace al año que viene y se trasladen a más adelante Sant Jordi y la selectividad de los estudiantes de 2º de Bachillerato.

Los 200.000 millones anunciados por Sánchez equivalen aproximadamente al 16% del PIB español, si bien el presidente redondeó la referencia aludiendo al 20%.  El decreto aprobado, que previsiblemente será publicado por el BOE este miércoles, tendrá una vigencia de un mes, aunque el Gobierno prevé prorrogarlo si las dificultades para controlar la pandemia persisten.

La mayor moviización de la historia

En particular, se movilizan 117.000 millones de dinero público, de los que 100.000 millones corresponden a una línea de avales públicos para garantizar la liquidez de las empresas.  Según los cálculos del Gobierno, esto va a permitir movilizar entre 150.000 y 200.000 millones de euros. El Estado será el garante de las operaciones.

Otros 17.000 millones van destinados a financiar políticas a favor de los colectivos de familias, trabajadores y empresas más vulnerables. El resto, unos 83.000 millones, hasta completar los 200.000 millones anunciados por Sánchez, «se completará con la mayor movilización de recursos privados de la historia reciente», según apuntó.

No todo el dinero público movilizado será más déficit público. La mayoría de los recursos son en forma de avales y líneas de crédito que solo causarán agujero en las cuentas si resultan fallidos. Si los créditos son devueltos por las empresas, el coste presupuestario será nulo pero habrán logrado evitar el colapso de la actividad.

Actuaciones paliativas

Este es, según el Gobierno, el principal propósito de las medidas adoptadas: que las dificultades transitorias, no deriven en unos perjuicios irreparables. Y que una vez que se logre controlar la enfermedad, la economía esté en condiciones de propulsar una recuperación en forma de letra V en vez de quedar varada en una U de prolongado fondo o, peor aún, en una letra L.

Y todo ello "a partir de la filosofía de no dejar a nadie atrás", según el presidente. "Todo el que se vea afectado por este frenazo en seco de la economía va a encontrar la proteccón del Gobiero de España", enfatizó. "El Estado va a asumir el choque, el shock que representa el frenazo en seco de la economía española, que será temporal", enfatizó. "Después, tendremos que reconstruir la economía", dijo el presidente antes de apelar a la construccion de "una cadena de solidaridad" con la aportación de todos, "empresarios, trabajadores, arrendatarios, inquilinos... todos" para este proceso. El objetivo es que “la caída venga seguida de una recuperación económica y no de un estancamiento”, añadió. 

Para este segundo momento, el de la recuperación, se guarda el Gobierno la baza de posibles medidas para reactivar la economía. Ahora lo que toca -aseguran- son medidas paliativas. Así, el grueso de las iniciativas están destinadas a asegurar la liquidez empresarial para evitar quiebras. Pero también hay actuaciones para evitar despidos, por la vía de favorecer con recursos públicos los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE).

Ayudas sociales

El tercer gran eje está destinado a favorecer a las familias vulnerables. En ese último bloque se incluye la posibilidad de que estas familias más vulnerables puedan demorar un mes los pagos de sus cuotas hipotecarias. También quedarán protegidas de posibles cortes de suministros de luz, agua, gas y telecomunicaciones

Además, se reconoce el derecho al cuidado familiar para todos los trabajadores sin que puedan ser sancionados o despedidos (reducción de jornada incluso hasta del 100% o reorganización por cuidado de familiar hasta segundo grado (nietos y abuelos). Para reforzar la atención a personas mayores, sintecho y en residencias de mayores y dependientes se crea un fondo específico de contingencia, con 300 millones de euros.

Como medida en apoyo de los consumidores, se establece la interrupción del cómputo del plazo para la devolución de productos de los consumidores.

Es la aprobación de este bloque de ayuda a los colectivos más vulnerables lo que ha llevado a Unidas Podemos a reivindicar su sello en las iniciativas aprobadas ayer. La formación morada no logró, sin embargo introducir una moratoria en las mensualidades de alquiler a favor de estas familias más vulnerables.

Tampoco logró el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, incluir en el decreto una medida que él mismo anunció hace una semana para garantizar el cobro del sueldo a padres y madres que hayan tenido que reducir o suspender su jornada laboral para cuidar a niños o mayores por causa de la epidemia.

«Autónomos, en la cuneta»

Pero quien más se siente abandonado por el decreto son los autónomos. «El Gobierno deja en la cuneta a los autónomos», se  quejó ayer el presidente de ATA, Lorenzo Amor. El Gobierno ha desoído la propuesta de eximir durante dos meses del pago de cotizaciones a los trabajadores por cuenta propia que tengan que cesar en su actividad. El Ejecutivo sí les reconoce el derecho a cobrar la prestación por cese de actividad. «Solo faltaría que cuando un autónomo vaya a cobrar su paro por una causa de fuerza mayor como es esta se lo negaran», apuntó ayer Amor. Es por este flanco por donde le han llovido al Gobierno las principales críticas del líder del PP, Pablo Casado. También la presidenta Ciudadanos, Inés Arrimadas, que, en general, sí acogió con satisfacción las medidas del Gobierno, subrayó la carencia con los autónomos.

Las patronales CEOE y Cepyme, los sindicatos UGT y CCOO y también la Cámara de Comercio de España recibieron con satisfacción el plan gubernamental, si bien advirtieron de que harán falta nuevas actuaciones. También el sector financiero (AEB Y CECA) saludó la capacidad de las medidas para frenar el descalabro de la economía

Blindaje de empresas estratégicas

La bolsa española acogió con fuertes subidas el plan de choque anunciado por Sánchez. El Ibex 35 pasó de subir algo más del 3% a rozar el 5% justo después de que el presidente del Gobierno anunciase las iniciativas, entre ellas, la del establecimiento de un blindaje a empresas españolas  consideradas estratégicas frente a la posiblidad de ser adquiridas por firmas no europeas en un contexto de depreciación de todos los valores bursátiles.

Las medidas de este martes se suman a las del real decreto-ley aprobado el pasado jueves con las primeras del plan de choque contemplaba la inyección de 18.225 millones para paliar las consecuencias económicas del coronavirus, que incluye el aplazamiento y fraccionamiento de hasta 30.000 euros en deudas tributarias por un plazo de seis meses sin intereses, con tres meses de carencia, y una inyección de 14.000 millones de euros en liquidez a pymes y autónomos.