07 jun 2020

Ir a contenido

A CAUSA DEL CORONAVIRUS

La UEFA aplaza la Eurocopa y reubica la final de la Champions al 27 de junio

El torneo continental europeo de selecciones queda pospuesto un año según decisión del organismo continental

La Copa América también se traslada al verano de 2021 para propiciar que las competiciones de clubes puedan terminar

Alejandro García

El presidente de la UEFA Aleksander Ceferin.

El presidente de la UEFA Aleksander Ceferin. / X01425

La UEFA ha decidido que la Eurocopa queda aplazada un año, hasta el verano de 2021. Eso abre una ventana para que las ligas continentales terminen esta temporada, pero también para la Champions y la Europa League, que han aplazado sus finales un mes: desde el previsto 30 de mayo hasta el 27 de junio, en caso de la Liga de Campeones en Estambul; y hasta el 24 de junio, tres días antes en la ciudad polaca de Gdansk, la final de la segunda competición continental.

Comunicado de la UEFA

“La salud de los aficionados, el personal y los jugadores tiene que ser nuestra prioridad. No podíamos aceptar la idea de celebrar el festival del fútbol europeo en 12 países con en estadios vacíos, mientras el continente se sienta en su hogar de forma aislada”, explicó el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, en el comunicado oficial.

 

Las previas habían señalado este martes como el día clave para aclarar el futuro inmediato del fútbol, tras el varapalo que le ha propinado el coronavirus al calendario, y las decisiones han sido importantes. CONMEBOL ha retrasado un año también la Copa América de Argentina y Colombia, una fecha en la que estaba previsto el Mundial de Clubes que la FIFA aplazó sin fecha concreta horas más tarde.

Un año después

En una reunión comandada por Aleksander Ceferin, y en la que participaron las 55 federaciones de la confederación europea, la asociación de clubes ECA y el sindicato de jugadores FIFpro, se ha decidido sacrificar la Eurocopa, que estaba prevista entre junio y julio en 12 países europeos, para que se dispute el verano de 2021. Además, también se acordó la suspensión temporal de todas las competiciones que dependen de la UEFA, también la Champions League femenina o la Youth League de juveniles.

La previsión inicial es que las fechas, de 11 de junio a 11 de julio, las sedes, las selecciones clasificadas y el sorteo de la fase de grupos se mantienen, de modo que España seguiría teniendo como rivales en la primera fase a Suecia, Polonia y al ganador de la repesca entre Bosnia, Irlanda, Irlanda del Norte y Eslovaquia. Se aplazan también todos los partidos de selecciones previstos hasta después del verano, tanto los amistosos como la repesca de clasificación de la Eurocopa.

Un viajero pasa delante de un anuncio de la Eurocopa en el aeropuerto de Bucarest. / OCTAV GANEA (REUTERS)

A debate estaba cómo terminar las competiciones de clubes europeas, la Liga de Campeones y la Liga Europa, y el aplazamiento de la Eurocopa se presentaba como la salvación que esperaban todos para ganarle un mes al calendario y poder cerrar sus campeonatos con un daño limitado, aún así, depende del desarrollo de la epidemia del coronavirus el tiempo del que dispondrán las diferentes competiciones para poder jugar. 

Pese a que la UEFA ha marcado los plazos con las nuevas fechas de las finales continentales, la previsión de que la pérdida de tiempo competitivo será de un mes se antoja muy optimista. El mejor escenario que maneja la UEFA supone la vuelta a la competición a inicios de mayo, complicado teniendo en cuenta que apenas acaba de comenzar una cuarentena, de al menos 15 días, que mantiene a los jugadores sin entrenar.

Pérdida millonaria

El aplazamiento de un año del torneo continental de selecciones supone la pérdida de millones de euros en contratos que tenía suscritos la UEFA, pero que ya entraban en conflicto horario con sus propias competiciones de clubs y con las ligas domésticas. “Mover la Eurocopa tiene un coste enorme para la UEFA, pero era importante que, como organismo rector del fútbol europeo, fuéramos líderes del proceso e hiciéramos el mayor sacrificio”, dijo Ceferin tras la reunión.

Cada entidad mira por sus intereses y todos quieren salvar sus contratos, pero el parón es innegociable y de algún sitio tienen que salir los días perdidos en un calendario saturado. La Liga filtró que sus pérdidas, si no se podía reanudar el campeonato, ascendería a más de 600 millones de euros.