05 abr 2020

Ir a contenido

DIALOGO SOCIAL

Pepe Álvarez: "Nuestros pactos deberían ayudar a destensar la política"

El líder de UGT confía en que el ejemplo del diálogo social contribuya a mejorar el clima parlamentario

Interpreta que el Ejecutivo dará un tiempo prudencial a la negociación y si no hay pactos gobernará

Rosa María Sánchez

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante una entrevista con EL PERIÓDICO en noviembre pasado. 

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante una entrevista con EL PERIÓDICO en noviembre pasado.  / JOSÉ LUIS ROCA

Tras el acuerdo tripartito para subir el salario mínimo interprofesional (SMI), el líder de UGT asegura que la semana próxima, en la reunión prevista entre el presidente del Gobierno y los agentes sociales, plantearán a Pedro Sánchez hablar «no, de diálogo social, sino de diálogos sociales». [Entrevistas: Sordo (CCOO) - Garamendi (CEOE)]

-¿Cuáles serán los próximos pasos?

-Con un Gobierno de 22 ministerios se hace imprescindible abrir mesas de negociación para temas diversos. Hay que hablar de energía, industria y transición; también, de vivienda, pensiones, mínimo vital, formación y otras reformas

-¿Como se abordará la reforma laboral?

-Nosotros hemos planteado a la ministra de Trabajo que haya diferentes fases. Una primera fase inmediata, de derogación del artículo 52.D del Estatuto de los Trabajadores, que permite el despido por acumulación de bajas. Aquí habrá una derogación pura y dura por lo que nos dice el Gobierno. Luego está el paquete de negociación colectiva, que tiene que ver con la ultraactividad de los convenios, la prevalencia del convenio del sector, y el descuelgue de las empresas. La mayoría de estas cuestiones también irá por la vía de derogación o por cambio de un nuevo texto acordado. Y luego hay un capítulo que requerirá una negociación más profunda, que tiene que ver con las causas del despido  y medidas muy concretas para atajar la precariedad.

-¿La derogación del 52.D se hará al margen del diálogo social?

-Ya lo ha habido. Yo no he visto una posición muy contraria de la patronal hacia esto. Es que me parece muy inmoral que se despida a la gente por acumulación de bajas justificadas en un periodo de dos meses. Ni siquiera creo que la patronal pueda defender lo contrario. Por otra parte,  también he visto determinación en el Gobierno, en cuestiones como la reforma de la negociación colectiva, de cumplir el trámite del diálogo pero limitado en el tiempo y de cumplir el programa con el que se presentaron a las elecciones. Dialogar durante un tiempo es bastante más de lo que hizo el PP con la reforma laboral, para la que ni siquiera fuimos consultados.

-¿El diálogo social será donde se dirimirán las  posibles diferencias dentro del Gobierno de coalición?

-A mí me parece que el diálogo social debería ayudar a abrir vías de diálogo, no dentro del Gobierno, sino en el Parlamento. El Gobierno tiene bien trabado su funcionamiento, que va más allá de lo que algunos desearían. Lo más interesante es ver si estos acuerdos ayudan a destensar la crispación de la vida parlamentaria y a entrar en una vía  constructiva.