Ir a contenido

relevo

La Eurocámara despeja el camino de Lagarde al BCE

El pleno del Parlamento Europeo avala su designación como próxima presidenta, en sustitución de Mario Draghi, por ampia mayoría

Silvia Martinez

Christine Lagarde, en el Parlamento Europeo.

Christine Lagarde, en el Parlamento Europeo. / AP / Francisco Seco

La francesa Christine Lagarde ya tiene el camino despejado para convertirse el próximo 1 de noviembre en la primera presidenta mujer del Banco Central Europeo en sustitución del italiano Mario Draghi. Tal y como se esperaba, el pleno del Parlamento Europeo ha dado luz verde, en votación secreta y por amplia mayoría, -394 a favor, 206 en contra y 49 abstenciones- a su nombramiento, cuyo camino ya quedó abierto a principios de septiembre al salir airosa de su examen ante la comisión de asuntos económicos de la Eurocámara. "Es un paso positivo hacia la igualdad de género en los altos cargos en asuntos económicos y monetarios", ha celebrado el presidente de la cámara, David Sassoli.

Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional hasta hace poco, no ha estado presente ni en el debate previo celebrado este martes ni en la votación posterior lo que le ha valido las críticas de algunos grupos como la izquierda europea que junto con los euroescépticos y ultraderecha se han pronunciado en contra. “No estamos aquí para evaluar las carencias de la señora Lagarde. Hace dos semanas ya tuvimos una reunión en la que evaluamos sus credenciales y ella pasó el examen”, ha recordado el eurodiputados de Ciudadanos y miembro de Renew Europe, Luis Garicano

La aprobación del Parlamento Europeo no es vinculante pero su opinión es un trámite necesario –lo mismo que la opinión del BCE- para que los líderes de la UE puedan confirmar el nombramiento en la cumbre de jefes de estado y de gobierno que tendrá lugar el 17 y 18 de octubre. Durante el debate de este martes, el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Domvrovskis, ha recordado que Lagarde “tiene todas las credenciales necesarias” para desempeñar un cargo en el que defenderá, según explicó hace quince días, una política continuista.

Objetivos para el nuevo mandato

Durante el examen celebrado el pasado 4 de septiembre, la próxima presidenta del BCE instó a los países con margen fiscal a multiplicar el gasto para impulsar las inversiones y luchar contra la recesión, se mostró de acuerdo en la necesidad de mantener una política expansiva durante un “prolongado período de tiempo”, con una ecologización de la política del BCE y prometió comunicar mejor las decisiones del BCE e indicó esperar no tener que utilizar nunca las palabras que pronunció Drahi para salvar el euro. "Vamos a ser exigentes y vamos a esperar que una institución que tiene una tarea tan importante cumpla con su cometido", ha avisado la socialista Irene Tinagli, resposansable de sustituir al ahora ministro de finanzas Roberto Gualtieri y ex eurodiputado, durante el debate. 

Lagarde, que ha logrado en el pleno 11 votos más de los 383 con los que fue aprobada la alemana Ursula von der Leyen como próxima presidenta de la Comóisin Europea, arrancó su carrera laboral como abogada experta en fusiones, comercio y legislación laboral con vínculos en numerosas corporaciones multinacionales. Entre 1999 y 2005 dirigió el gabinete estadounidense Baker McKenzie desde donde dio el salto a la política tras la llamada del ex presidente francés, Nicolás Sarkozy, que la nombró ministra de comercio exterior primero y finanzas después antes de tomar las riendas en 2011 del Fondo Monetario Internacional donde ha ocupado el cargo de directora gerente durante los últimos ocho años. 

Aprobado también a Mersch

En un segundo voto, el pleno también al respaldado el nombramiento del luxemburgués Yves Mersch, miembro del Comité ejecutivo del BCE y que fue entre 1998 y 2012 gobernador del Banco central de Luxemburgo, como próximo vicepresidente del consejo de supervisión del BCE, en sustitución de Sabine Lautenschläger. La designación ha salido adelante con 379 votos a favor, 230 en contra y 69 abstenciones.