28 oct 2020

Ir a contenido

Compra 'on line' más segura a partir de septiembre

Una directiva europea obligará que haya una doble autentificación en los pagos en internet

Comercia Global Payments impulsará las ventas de las tiendas con un servicio prémium

Josep M. Berengueras

Una usuaria compra ropa en una tienda online por internet.

Una usuaria compra ropa en una tienda online por internet. / Ferran Nadeu

Una legislación está a punto de transformar algunos aspectos del comercio electrónico. La conocida como PSD2, entre otras cuestiones, prevé la introducción de una doble autentificación al hacer compras on line, una medida que busca incrementar la confianza de los consumidores en un sector, el del comercio electrónico, que crece a un ritmo anual del 20%. En este contexto, entidades como CaixaBank plantean la nueva norma no como un problema, sino como una oportunidad para dar mejor servicio y sumar a las ventas a internet a pequeños y medianos comercios.

La normativa europea regula la prestación de servicios de pago dentro de la Unión Europea, y entre sus funciones se busca hacer que las compras on line sean más seguras. En septiembre tiene que entrar en vigor uno de los aspectos más polémicos.«Implica que en las compras on line, cuando se va a hacer un pago, se deben cumplir dos de tres factores de autentificación del usuario», explican fuentes de Comercia Global Payments, joint venture entre CaixaBank y Global Payments especializada en servicios para comercios (tanto físicos como en internet). Hasta ahora, solía haber un solo factor: poner el famoso CVV de las tarjetas o un código que llegaba vía SMS. A este se le tendrá que sumar otro paso: «O una cosa que sabes, como puede ser una pregunta se seguridad, o una cosa que eres, en este caso un reconocimiento biométrico». 

Excepciones

La banca que ofrece pasarelas de pago virtuales debe adaptarse a esta trasposición –aunque es probable que haya una moratoria–. Pero mientras desde las tiendas consideran que se pueden perder ventas al incrementar el número de pasos, la joint venture prefiere centrarse en aprovechar sus armas tecnológicas e introducir nuevos servicios para sus clientes. Y es que el texto prevé algunas excepciones de la doble autentificación: compras de menos de 30 euros, si el cliente es recurrente, operaciones ordenadas con antelación (el pago de una reserva de un hotel que se cobra el día antes de la llegada) y el TRA o análisis del riesgo de la transacción. Este último implica la introducción del big data para que los bancos calculen (y garanticen) que las operaciones no serán fraudulentas.

Así, en este sentido, Comercia Global Payments lanzará en septiembre un nuevo producto para «mejorar la experiencia de compra e identificar cómo incrementar las ventas vía web». Pensado como un servicio prémium para las tiendas, el producto agregará funcionalidades como mejoras que pueden realizar los comercios para conseguir más ventas –por ejemplo agregar nuevos métodos de pago según el país desde donde se haga la compra– o análisis en tiempo real y gracias al big data de las ratios de denegaciones de pagos para detectar posibles operaciones fraudulentas (y, de paso, evitar la doble autentificación).

Con mejoras como estas, las tiendas podrán incrementar las ventas, confían en la joint venture, que es líder en España en cuota de comercios tradicionales como usuarios de sus TPV (cuenta con casi 393.000 clientes, el 7,5% más que hace un año y una cuota del 27%) y que ha aumentado un 21% la facturación de volumen procesado en el último año. Donde registra mayor crecimiento es en servicios para el comercio electrónico (plataforma de pago virtual), donde ya tienen 32.000 clientes e-commerce, con una cuota del 32,8% en facturación. Al contrario de lo que se pueda pensar, el crecimiento on line viene dado de grandes comercios, sino de pequeñas tiendas, que crecen el 77% en un año.