Ir a contenido

igualdad en el IBEX35

La gran empresa hace oídos sordos al feminismo

La presencia de mujeres en los consejos se estanca y la CNMV ve "difícil" alcanzar el objetivo recomendado

El Gobierno aparca imponer cuotas obligatorias como ya existe en Noruega, Italia, Francia o Bélgica

P. Allendesalazar

Ana María Martínez-Pina y Sebastián Albella, vicepresidenta y presidente de la CNMV, en la Comisión de Economía del Congreso en el 2016.

Ana María Martínez-Pina y Sebastián Albella, vicepresidenta y presidente de la CNMV, en la Comisión de Economía del Congreso en el 2016. / Kiko Huesca

En diciembre del 2017, la revista estadounidense 'Time' dedicó su famosa portada del personaje del año al movimiento #MeToo. Pocos meses después, la huelga de mujeres del 8 de marzo -que se repetirá el próximo viernes- alcanzó unas proporciones mundiales sin precedentes, particularmente en países como España. Son sin dudas dos hitos de una ola feminista global que está impregnando a buena parte de la sociedad. Pero no a toda: las grandes empresas españolas parecen haber hecho básicamente oídos sordos durante el 2018.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, reconoció el lunes pasado que es "difícil" que las compañías cumplan la recomendación de que al menos el 30% de los miembros de sus consejos de administración sean mujeres en el 2020. Y eso que van a tener cinco años para hacerlo, ya que la indicación estaba incluida en el código de buen gobierno del 2015. Para lograrlo, sería necesario que las empresas del Ibex 35 incorporasen 28 consejeras entre este año y el próximo, cuando en el 2018 solo sumaron dos.

"Siendo muy optimistas podríamos llegar al 25% en el 2020, pero seguiríamos alejados del reto del 30% que nos hemos marcado en España y todavía más del objetivo europeo de alcanzar un 40% de representatividad", aseguró la vicepresidenta del supervisor, Ana María Martínez-Pina, el pasado septiembre. "Sin la presencia de las mujeres, las empresas y el propio país pierden parte de su talento", acertó a resumir.

Ritmo insuficiente

Un informe de la asociación de mujeres empresarias y directivas WomanCEO de octubre calculaba que si se mantenía el ritmo de crecimiento del 2017 podría alcanzarse una presencia femenina en los órganos de administración de en torno al 28% en el 2020. El problema es que el ritmo bajó del 15,2% de hace dos ejercicios al 1,89% el año pasado, según un informe de Atrevia y el IESE de hace unos días. En consecuencia, el peso femenino en los consejos se estancó: apenas subió del 23,66% al 23,74%.

Es cierto que las grandes empresas cotizadas han avanzado de forma notable desde el nivel del 6% que tenían en el 2007 o el 14,2% del 2012. Pero no lo es menos que están muy por detrás de la presencia femenina en los consejos de sus homólogas de Francia (44%), Italia (36,4%), Suecia (36,1%), Finlandia (34,5%), Alemania (33,8%), Bélgica (32%) y Holanda (30,7%). Según los datos del 'European Institute for Gender Equality', España está al nivel de países como Portugal (21,6%) y Polonia (21%).

Urgencia y eficacia

Para paliar esta situación, el Gobierno tenía previsto obligar a las empresas a que las mujeres representarán el 40% de los consejos en el 2023, pero finalmente no lo ha incluido en las medidas que ha aprobado en el último Consejo de Ministros. La vicepresidenta, Carmen Calvo, ha justificado que no era "razonable" incorporar todas las iniciativas que preveía originalmente el Ejecutivo en el Real Decreto, que por su naturaleza debe contener solo las "política y socialmente urgentes".

Según un informe de Grant Thorton de hace un año, ocho de cada diez empresarios se oponen a estas cuotas obligatorias. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha dejado clara su oposición. Pero sería efectiva. "Las cuotas son medidas contundentes y que no gozan de gran apoyo en nuestra comunidad empresarial. Pero los países donde se han aplicado, como Noruega, Italia, Francia o Bélgica, están rozando ya la paridad en el número de hombres y mujeres en puestos de dirección", señaló Mar García Ramos, socia de la firma, durante la presentación del estudio.