Ir a contenido

Conflicto laboral

Los trabajadores de Cacaolat paran la producción en su primer día de huelga

Los sindicatos cifran en el 100% el seguimiento del primer día de paro indefinido convocado en la planta de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona)

Gabriel Ubieto

Trabajadores en huelga de Cacaolat realizando un piquete informativo a las puertas de la fábrica de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Trabajadores en huelga de Cacaolat realizando un piquete informativo a las puertas de la fábrica de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona). / Jordi Pujolar (ACN)

Este jueves no se ha producido ni un solo Cacaolat en la fábrica que tiene la firma catalana en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona). Así lo sostienen los sindicatos tras un primer día de huelga indefinida, que cifran en un seguimiento del 100% entre los 70 trabajadores de la línea de producción de la popular compañía de lácteos. La empresa, por su parte, ha declinado realizar declaraciones al respecto.

El conflicto se ha desatado tras no conseguir el comité de empresa y la compañía pactar un nuevo calendario laboral para este 2019. La presidenta del comité, Joana Maria Lozano, afirma que la propuesta de la empresa es la de aumentar el número de horas que los empleados de producción deberán realizar este año en fines de semana, lo que, en su opinión, dificulta la conciliación familiar de los trabajadores.

Hasta ahora los empleados de la línea de producción de Cacaolat, que fabrican tanto productos de leche Letona como todas las variantes del popular brebaje con cacao, trabajaban un fin de semana sí, un fin de semana no en turnos de 12 horas el sábado y otro el domingo. En el 2017 pactaron eliminar esos turnos los meses de julio y agosto y la propuesta de la empresa para este 2019 pretendía aumentarlos. Un incremento de horas que las redistribuiría, sin exceder las 1.777 horas máximas que tienen por convenio los trabajadores de la planta, según reconoce la presidenta del comité.

Este viernes, segundo día de paros, a las 11 de la mañana los representantes de los trabajadores y de la empresa están llamados a una reunión para intentar alcanzar un acuerdo que desencalle el conflicto. Lozano afirma que someterán a la votación de la plantilla introducir criterios de voluntariedad en los turnos del fin de semana para, manteniendo la producción, no dificultar la conciliación familiar de todos los trabajadores.