PERSPECTIVAS

El Banco de España rebaja al 2,6% y al 2,2% el crecimiento del 2018 y el 2019

El organismo también empeora las perspectivas para la reducción del paro y del déficit

La desaceleración mundial y el encarecimiento del petróleo deterioran las perspectivas de la economía española

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una imagen de archivo.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una imagen de archivo. / Chema Moya / EFE

3
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez

El Banco de España considera que el crecimiento de la economía española se está desacelerando algo más rápidamente de lo previsto antes del verano y por eso ha revisado a la baja sus perspectivas para el 2018, el 2019 y el 2020. Según el organismo que gobierna Pablo Hernández de Cos, el producto interior bruto (PIB) de la economía española crecerá este año el 2,6%, una décima por debajo de lo que la propia institución estimó en junio pasado (el 2,7%). Las previsiones para el 2019 se han rebajado al 2,2%, desde el 2,4% estimado en el mes de junio, mientras que la del 2020 también ha sido recortada otras dos décimas, hasta el 2%.

"Frente a las proyecciones anteriores, el crecimiento del PIB se revisa a la baja en una, dos y una décimas en 2018, 2019 y 2020, respectivamente, como consecuencia, principalmente, del empeoramiento de las perspectivas acerca de la evolución de los mercados exteriores y, en menor medida, de una senda esperada del precio del petróleo algo más elevada", explica el Banco de España en su informe trimestral sobre la economía española, difundido este martes. Así, según el diagnóstico del organismo, las proyecciones contemplan "una continuación de la actual fase de crecimiento" aunque con un perfil de "moderación".

"Se trata de un empeoramiento, "Se trata de un empeoramiento, no de un parón. Todo apunta a una desaceleración más persistente pero no se intensifica de manera apreciable"

Menos empleo, más paro, más déficit

En línea con esta rebaja de las perspectivas de crecimiento económico también empeoran las proyecciones sobre el crecimiento del empleo, la reducción de la tasa de paro o la corrección del déficit publico. 

Así, se mantiene la previsión de creación de empleo del 2,4% para el 2018, pero se rebaja en dos décimas las de los dos años siguientes, hasta el 1,9% y el 1,7% respectivamente. Y la tasa de paro se situará previsiblemente en el 11,9% de la población activa al final del 2020, medio punto por encima de lo que se estimaba en junio pasado (11,4%)

El déficit público, por su parte se situará en el 2,8% del PIB este año, apenas tres décimas menos que en el 2017 (el 3,1%) y seis décimas por encima del compromiso asumido por el Gobierno anterior para este año, del 2,2%. Para el 2019 se prevé un déficit del 2,5% del PIB y para el 2020, del 2,2% del PIB (en ambos casos dos décimas por encima de lo estimado en junio).

Fragmentación política y riesgo catalán 

Para el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Oscar Arce, estas revisiones "son de una magnitud relativamente modesta". Se trata "de un empeoramiento, no de un parón", ha dicho Arce después de explicar que el deterioro del entorno exterior (por el aumento del proteccionismo y su efecto sobre el comercio) "todavía" se ha trasladado de forma moderada a la economía española. "Los indicadores nos dicen que la economía no está yendo claramente a peor", ha dicho; "apuntan una desaceleración más persistente, pero esta no se está acentuando de manera apreciable".

De cara al futuro, pesan más los riesgos a la baja para el crecimiento que la posibiildad de sorpresas positivas. Los riegos proceden del exterior, por las políticas proteccionistas, la subida de los tipos de interés y las tensiones geopolíticas (Brexit, sobre todo). En el interior, los riesgos proceden sobre todo de un posible parón en las reformas económicas en un contexto de "fragmentación parlamentaria" y también de Catalunya. "Un hipotético repunte de la incertidumbre, asociada a la situación política en Cataluña, sigue representando un riesgo adicional para la estabilidad económica, especialmente en esa comunidad autónoma", se afirma en el informe del Banco de España

Arce ha evitado vincular la incertidumbre política española con el cambio de Gobierno en junio pasado, tras la moción de censura contra Mariano Rajoy. "En ese sentido la situación no ha cambiado" respecto de los trimestres anteriores. Prueba de ello es que "los mercados financieros no han tenido una reacción particularmente adversa" después de junio)

Peor que el Gobierno

Noticias relacionadas

Las previsiones publicadas este martes por el Banco de España se sitúan por debajo de las difundidas por el Gobierno en julio pasado, que mantuvo las estimaciones de crecimiento del Gobierno anterior, en el 2,7% para el 2018 y el 2,4% para el 2019, en línea con lo que había proyectado el Banco de España en julio.

Las nuevas perspectivas del organismo monetario también empeoran las que aparecen en el último panel de 18 expertos que coordina la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), publicado el pasado 18 de septiembre, donde se revisó una décima a la baja sus previsiones de crecimiento para el 2018 y el 2019 respecto al informe anterior hasta situarlas en el 2,7% y el  2,3% respectivamente.