Ir a contenido

Mercado de las lentes

¿Pagamos demasiado por las gafas graduadas?

Más de la mitad de la población española usa algún sistema de corrección óptica

Cada vez se venden más los cristales progresivos, los más costosos

Miquel Muñoz

Una empleada atiende a una clienta en una óptica.

Una empleada atiende a una clienta en una óptica. / RICARD CUGAT

Según el Libro Blanco de la Visión, memoria del sector óptico español, casi 25 millones de españoles usan gafaslentes de contacto o cualquier otro sistema de corrección óptica. Es decir, más de la mitad de la población (un 53,4%) necesita acceder a un bien de carácter sanitario con unos precios, a menudo, inaccesibles. Y es que las gafas graduadas, además, no cuentan con ninguna subvención pública de carácter estatal. Este volumen de negocio se traduce para el sector óptico español en una facturación anual de más de 1.600 millones de euros. Pero, ¿hasta qué punto son caras las gafas?

La tendencia actual del mercado de las gafas, según la profesora de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa Marta Lupón, lleva “al óptico a recomendar y al cliente a preferir la lente multifocal”, un tipo de cristal que permite ver enfocado a cualquier distancia y que, además, “presenta un aspecto completamente normal”. Las lentes multifocales son, con diferencia, las más caras de fabricar y de adquirir: según el Libro Blanco de la Visión, el coste medio de compra —no existen datos sobre el precio medio de fabricación— de estos cristales en el 2013, fecha en la que se publicó la última edición de este informe, fue de unos 130 euros en España, un importe inferior al de otros países de la eurozona. Aunque, en relación a la renta per capita, a los españoles nos cuestan unas lentes progresivas un 14% más que alos alemanes y un 4% más que a los franceses; los italianos pagan por estos cristales un 5% más que nosotros.

Para el oftalmólogo Jesús Costa, que participará en septiembre de este año en el congreso de la Sociedad Española de Oftalmología con una ponencia sobre la colisión entre el sector oftalmológico y el sector óptico, el margen de beneficio de las ópticas es demasiado grande. El doctor Costa calcula unas ganancias “del 300% por cada gafa” vendida en una óptica. El presidente del Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de CatalunyaAlfons Bielsa, matiza esa afirmación. Bielsa asegura que “el margen depende de cada producto” y aunque no descarta que esas cifras se puedan llegar a dar, piensa que no es “para nada lo normal”.

Alfons Bielsa justifica la inflación en el precio final por la retribución que merece el profesional óptico y que no puede estar tarifada, ya que poner un precio estándar al servicio supondría para el colegio incurrir en una ilegalidad. “Del mismo modo que en un restaurante una ensalada vale 10 euros, no solo el euro de la lechuga y los 50 céntimos del tomate, las gafas no pueden valer solo el material”, explica Bielsa. Por su parte, el doctor Jesús Costa argumenta que lo que marca los precios en las ópticas son “los objetivos de facturación que los establecimientos se ponen” a principio de cada ejercicio económico. A partir de ahí, asegura, juegan con los márgenes.

El aterrizaje de internet en el sector

El mercado óptico, como todos los mercados comerciales, se ha encontrado ahora con la amenaza de Internet, aunque para la Asociación Española de Fabricación, Comercialización e Importación General de Óptica y Oftalmología (AEO) el impacto de la venta online en el sector de las gafas graduadas “no es significativo”. Esto se debe a que desde la pantalla el cliente no puede contar con la “asesoría experta de un óptico optometrista”, ni con un servicio posventa mediante el cual se pueda adaptar la gafa a las “características y necesidades especificas del cliente”. Pero han surgido ya algunas alternativas en la red que palian esas carencias.

Una empresa alemana con filial en España, gafas.es, ofrece productos “de la más alta calidad” a menos de la mitad del precio de mercado. Su modelo de producción es lo que lo permite: ellos mismos fabrican tanto las lentes como las monturas en Alemania, lo que permite ahorrar costes. Sus gafas graduadas solo se pueden adquirir en ópticas tradicionales con las que la compañía germana tiene un convenio, regentadas por profesionales que se encargan de medir la graduación y del servicio posventa. Preguntada por la motivación de la colaboración con gafas.es, la dueña de una de estas tiendas admite que lo hace “porque es imposible competir con ellos”.

Para el vicepresidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Óptica y Profesionales (ANEOP), Juan Sánchez, la situación de la venta de material óptico en la red se encuentra en “un limbo legal”. Sánchez considera que urge una regulación, una reivindicación que comparte con el COOOC. A la vez, confirma que desde ANEOP están en contacto con la administración para tratar de normativizar este tipo de venta.

Conflicto legal entre oftalmólogos y ópticos

El oftalmólogo Jesús Costa apunta incluso más allá en el tema legal: acusa a los ópticos optometristas de infringir la ley al vender los productos sanitarios que ellos mismos prescriben. El doctor apoya esa acusación en la Ley de Farmacovigilancia, en la que se aclara que es “incompatible” el ejercicio de una profesión sanitaria con facultad para prescribir si hay un interés económico en los productos prescritos, “en este caso las gafas” insiste Costa. El presidente del COOOC, Alfons Bielsa, se defiende de esta acusación aludiendo a que “el sector está perfectamente reglado”. Además, añade Bielsa, los ópticos no hacen nada diferente de otros profesionales como “los podólogos”, que “realizan estudios del pie y venden las plantillas correctoras”.

Temas: Precios Comercio