Ir a contenido

POLÍTICA MONETARIA

La Reserva Federal eleva un cuarto de punto los tipos de interés

El banco central de EEUU mejora la previsión de crecimiento para el año que viene hasta el 2,5% del PIB

Ricardo Mir de Francia

Janet Yellen.

Janet Yellen.

La Reserva Federal ha dado un paso más para reducir los estímulos monetarios ante la buena marcha de la economía estadounidense. El banco central ha elevado un cuarto de punto los tipos de interés, que oscilarán a partir de ahora entre el 1.25% y el 1.5%, un baremo todavía bajo en términos históricos. Esta subida del precio del dinero es la tercera en lo que va de año y la quinta desde que quedaran cerca del 0% para hacer frente a la crisis que quebró la economía mundial hace casi una década. La FED ha anticipado también que la normalización monetaria continuará el año que viene con otras tres subidas, siempre y cuando no se tuerza el rumbo de forma inesperada. La de este miércoles ha sido la última rueda de prensa de Janet Yellen, que en febrero será reemplazada por Jerome Powell al frente de la FED.

Yellen ha constatado que la actividad económica sigue “expandiéndose a un ritmo sólido” con el repunte de la inversión empresarial y de las exportaciones, beneficiadas por el contexto internacional. El organismo prevé ahora que el producto interior bruto se situará en el 2.5% en 2018, cuatro décimas más de lo previsto hasta ahora. Parte del optimismo se debe al impacto a corto plazo de la reforma fiscal que los republicanos ultiman en Congreso y que, según el presidente Donald Trump, constituirá la mayor bajada de impuestos de la historia reciente. La reforma prevé un recorte significativo para las empresas e inicialmente para la mayoría de ciudadanos. “Estamos muy cerca de conseguirlo, muy cerca de votarla”, ha dicho Trump, confiado en lograr antes de Navidad su primera victoria legislativa de envergadura.

Tipos de interés en EEUU y la zona euro

En ese sentido, Yellen ha dicho que el consenso entre la FED es que la rebaja fiscal estimulará la oferta y la demanda agregada para servir de estímulo a la economía. No obstante, ha mostrado su preocupación por el efecto que tendrá sobre la deuda, ya que la mayoría de economistas creen que provocará una notable caída en la recaudación fiscal.

Por el momento, el panorama parece despejado. Con las bolsas por las nubes y la tasa de paro más baja desde el año 2000, situada actualmente en el 4.1% de la población activa, el único factor disonante es la inflación, que sigue todavía por debajo del objetivo del 2%. Eso ha hecho que dos de los siete miembros del Comité de Mercado Abierto de la FED hayan votado en contra de la decisión de subir los tipos.

Yellen abandonará el cargo en febrero, después de que Trump optara por reemplazarla pese a la meritoria labor que ha desempeñado. En realidad, no se esperan grandes cambios porque Jerome Powell lleva años como gobernador de la FED y ha apoyado todas las decisiones adoptadas por Yellen desde que reemplazó a Ben Bernanke en 2010. “Es alguien que entiende muy bien la FED y compartes sus valores”, ha dicho la veterana economista. “Ha sido parte del consenso, creo que nunca ha disentido en su voto, y ese consenso pasa por continuar gradualmente con la normalización monetaria”.

0 Comentarios
cargando