SECTOR AERONÁUTICO

La consolidación transforma el mapa de las aerolíneas 'low cost' en Europa

El cese de actividad de Air Berlin y Monarch anticipa más compraventas en este sector

La mayor competencia ha provocado una guerra de precios que ha debilitado las cuentas de las firmas

Aviones de Monarch en el aeropuerto de Birmingham, en el Reino Unido.

Aviones de Monarch en el aeropuerto de Birmingham, en el Reino Unido. / REUTERS / DARREN STAPLES

Se lee en minutos

La consolidación –entendida como compras y fusiones– que ha afectado en Europa a sectores como el de la banca ha llegado también al de las aerolíneas. La caída de importantes firmas como Air Berlin o Monarch son la primera muestra de algo que tarde o temprano tenía que pasar: en un mercado con bajos márgenes, gran competencia y donde cualquier contratiempo afecta a toda la operativa, las empresas con menos recursos se ven obligadas a cerrar y sus activos son comprados por otras empresas.  

No es una consolidación al uso (fusiones entre iguales o compra de empresas), sino en la mayoría de casos situaciones forzadas por crisis económicas de las empresas. Pero el efecto es el mismo: en un mercado de 500 millones de habitantes, es difícil que haya sitio para casi una treintena de aerolíneas low cost, como pasaba hasta ahora. «Al final lo que está pasando en Europa es lo que ya vivió EEUU: un mercado que se concentra porque solo los más fuertes o los que lo hacen muy bien pueden sobrevivir en el largo plazo», explica la profesora de la escuela de negocios EADA Athina Sismanidou.

Caídas

Los dos últimos casos de aeorlíneas low cost que han cesado o cesarán su actividad no son de firmas con pocos aviones como había pasado en los últimos años, sino de empresas importantes. Air Berlin (144 aviones) cesará su actividad a finales de mes. Por el otro, Monarch (35 aviones), anunció el cese de operaciones el pasado 2 de octubre. Y podrían no ser las últimas.

«Por un lado, es lógico que haya concentración. En EEUU las tres primeras aerolíneas concentran el 90% del mercado; en Europa hay varias aerolíneas solo en cada país. Además, hay importantes razones económicas: en los últimos años el petróleo ha bajado mucho, y las aerolíneas han apostado por crecer y crecer. Eso ha aumentado la demanda, provocado una guerra de precios y tensado las tesorerías. A la que ha habido problemas en algunas mercados importantes para algunas firmas (Turquía, Norte de África), estas han quedado muy tocadas», agrega la profesora Sismanidou.

La guerra de precios, además, ha afectado a los márgenes operativos, que son los que marcan en buena parte el futuro de las empresas. «O tienes mucha fuerza de balance, como Ryanair, que incluso ha podido capear miles de cancelaciones, o corres el peligro de acabar como Monarch», resume Sismanidou. «Muchas aerolíneas incluso en los años de bonanza o con el petróleo en mínimos tenían pérdidas... no es sostenible», completa.

En Europa, eso sí, la consolidación del mercado tiene sus peculiaridades. Por un lado, recuerdan otras fuentes del sector, «por mucho que quieras comprar, la Comisión Europea puede frenar operaciones por razones de competencia». Por el otro, hay otra alternativa a la consolidación: las alianzas (códigos compartidos, etcétera).

Te puede interesar

Durante los próximos meses y años, centenares de aviones nuevos se sumarán a las flotas de las compañías de bajo coste europeas, lo que multiplicará la oferta de rutas y vuelos y, por tanto, se intensificará la guerra comercial. Eso puede acabar dañando a más aerolíneas low cost, pero también a las grandes empresas. Porque, de hecho, la consolidación afecta a todos los tipos de aerolíneas: Alitalia está en proceso concursal. Ryanair fue una de las interesadas en comprarla. 

El largo radio se abarata

Si hace 20 años las aerolíneas de bajo coste comenzaron a transformar el mercado de los vuelos de corto y medio radio, en estos momentos empieza a cambiar, aunque más lentamente, el del largo radio. Compañías como Norwegian en Europa o AirAsia en Asia han introducido los vuelos de largo radio sin escalas y a menor coste que las firmas tradicionales, aunque con la premisa de todo lo que no sea el vuelo estrictamente, se tiene que pagar. Y esta irrupción, además, ha obligado a las grandes empresas a mover ficha: el hólding IAG (British Airways, Iberia, Vueling, Air Lingus) ha creado Level para competir directamente con Norwegian.