Ir a contenido

SECTOR AÉREO

La batalla de las aerolíneas 'low cost' se extiende al fichaje de pilotos

El aumento de la competencia en Europa eleva los cambios de empresa de los comandantes

Los fabricantes advierten de que se necesitarán más de 600.000 oficiales hasta el 2037

Josep M. Berengueras / Barcelona

Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Dublín, Irlanda.

Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Dublín, Irlanda. / REUTERS / CLODAGH KILCOYNE

La crisis de cancelaciones en Ryanair, que ha anulado más de 2.100 vuelos hasta finales de octubre por una mala planificación de las vacaciones de los pilotos –según la empresa–, ha puesto sobre la mesa una batalla que no es nueva pero que se ha recrudecido en los últimos tiempos: el fichaje de pilotos entre aerolíneas. Aunque desde el sector se considere que las cifras son habituales y no preocupantes, tanto aerolíneas como constructores están preocupados por el futuro del sector, dado que podría llegar a darse una falta de pilotos para operar.

Ryanair niega que su actual crisis se deba a una falta de pilotos. «No estamos cortos de pilotos. En lo que hemos fallado ha sido en la distribución de las vacaciones. No tenemos suficiente personal en reserva para hacer frente los trastornos sufridos, como los provocados por los controladores o por la climatología», aseguró esta semana consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary.

La aerolínea low cost irlandesa cuenta con 4.058 pilotos disponibles para volar (no en plantilla, pues la mayoría trabaja como autónomos), lo que representa 600 más que hace un año. Sin embargo, según datos de la IALPA (sindicato de pilotos irlandés), solo en el último año más de 700 pilotos de Ryanair habrían cambiado de empresa. Es decir: la firma habría incorporado en un año 1.300 pilotos, y actualmente, anunció O’Leary, quieren reclutar 600 más hasta mayo del 2018.

Crecimiento

Norwegian es de las que más ha fichado en Ryanair. La firma ha contratado unos 140 pilotos de Ryanair en los últimos meses, y ha anunciado una nueva base en Dublín –sede de Ryanair–, en la que prevén incorporar al menos otros 40 pilotos. La firma, de hecho, cerrará el 2017 habiendo aumentado la plantilla en entre 370 y 390 pilotos, según fuentes de la empresa. Entre los requisitos para entrar en la firma están demostrar 4.000 horas de vuelo. En aerolíneas como Ryanair las horas requeridas son menores, de ahí que la plantilla de la firma irlandesa suela ser de las más jóvenes de las low cost europeas.

Norwegian también ha fichado decenas de pilotos de Vueling. Fuentes de la aerolínea catalana aseguran que se trata de «movimientos habituales», que ni de lejos hacen peligrar la operativa. «Cada año hay entradas y salidas. Es normal», señalan las mismas fuentes. Vueling cuenta con una plantilla de 1.093 pilotos, 577 de ellos comandantes y 516, primeros oficiales. Más de la mitad de los pilotos (53,3%) lleva entre tres y 10 años en la empresa, y un 13,6%, entre 11 y 14 años. «Eso demuestra que la mayoría de pilotos lleva un largo recorrido en la empresa», agregan. La firma, de hecho, tiene abierta una convocatoria de pilotos para cubrir las necesidades de sus bases nacionales e internacionales (Francia e Italia) de cara al 2018.

El cambio de pilotos entre aerolíneas no es un hecho excepcional. Exceptuando las aerolíneas de bandera, donde tanto los requisitos como los salarios y las condiciones de trabajo están a otro nivel, los sueldos de los pilotos en las aerolíneas de bajo coste europeas no varían mucho entre sí, apuntan fuentes del sector.

Los sueldos, eso sí, no suelen ser públicos. Según el convenio de Vueling, el salario base de un piloto va de los 64.177 a los 110.764 euros al año, dependiendo de la categoría. A ellos hay que sumarles diversas retribuciones variables, como el pago por cada hora de vuelo y las dietas, por lo que el salario puede hasta duplicarse. Ryanair afirma que sus pilotos cobran 170.000 euros.

«No hay una gran diferencia se sueldos entre low costs. Los pilotos se mueven por otros factores», explican fuentes de la industria. Poder tener una base cerca del hogar es básico. Y ese es, precisamente, uno de los motivos por los que a Ryanair le costaría encontrar pilotos. «Nosotros somos más atractivos porque tenemos vuelos de largo radio y eso es un salto de calidad para los pilotos», agregan fuentes de Norwegian.

Estudios

La mayoría de aerolíneas sigue aumentando flotas, y demandando más pilotos. Boeing calcula que en los próximos 20 años se necesitarán 637.000 nuevos pilotos para aerolíneas comerciales, y Airbus sitúa la demanda en 534.000. Una importante demanda de uno de los profesionales con mejor salario, pero cuyo coste de los estudios es mayor: convertirse en piloto cuesta entre 70.000 y 140.000 euros, según asegura la asociación europea de pilotos (ECA en inglés).

Un conflicto que no cesa

La crisis que ha vivido Ryanair en la última semana, durante la cual ha anunciado la cancelación de más de 2.100 vuelos hasta finales de octubre, podría ser solo el inicio de una época difícil para la low cost. El motivo: en una carta, los pilotos de la firma han rechazado el bonus de 12.000 euros ofrecido por la empresa para trabajar días libres, y han denunciado las condiciones en que se ven obligados a trabajar.

Los pilotos recuerdan que la mayoría son autónomos, y que si se ponen enfermos no cobran, además de denunciar que tienen que costearse servicios como el teléfono móvil o el transporte a los aeropuertos. En la carta, avisan de que la «buena voluntad» con la que han trabajado hasta ahora podría acabarse pronto. «No queremos dañar la reputación de Ryanair, y tampoco queremos perjudicar a los pasajeros. Simplemente queremos que Ryanair sea un lugar agradable y feliz para trabajar», aseguran.

0 Comentarios
cargando