NUEVAS TECNOLOGÍAS

Los mapas digitales dan el salto del PC y el móvil a negocios del futuro

La cartografía es imprescindible en los coches sin conductor, la economía colaborativa y la logística

Arriba, capturas del mapa de Barcelona en Google Maps y Here. Abajo, las mismas capturas en Tomtom y Openstreetmap.

Arriba, capturas del mapa de Barcelona en Google Maps y Here. Abajo, las mismas capturas en Tomtom y Openstreetmap. / FIRMA DE FOTO

3
Se lee en minutos
JOSEP M. BERENGUERAS / BARCELONA

La actual era de los servicios en internet no sería posible sin el desarrollo de una industria paralela que está tomando gran protagonismo más allá de la red: los mapas digitales. Cuando comenzó a expandirse internet la cartografía apenas tuvo protagonismo, y ni durante la edad de oro de los navegadores GPS para vehículos la industria se imaginaba que habría un nuevo boom de los mapas. Pero como en tantas otras cosas llegó Google (con sus Maps) y lo cambió todo. Ahora, la cartografía ya no solo es imprescindible para los usuarios, sino también para todo tipo de industrias, en especial en logística, la pujante economía colaborativa y la del automóvil, que precisa de los mapas para los coches sin conductor.

Actualmente hay tres grandes empresas de mapas digitales a nivel mundial. Y una de ellas, que era objeto de deseo de varias compañías, cambió de manos durante esta semana. AudiBMW y Daimler anunciaron la compra de Here, la empresa de cartografía digital propiedad de Nokia, por 2.800 millones de euros. El origen de Here no hay que buscarlo en Nokia sino en otra firma, Navteq, que comenzó a trabajar en mapas en 1985. Tras convertirse en una de las compañías más importantes de esta industria, Nokia se fijó en ella y decidió adquirirla en el 2007 por unos 5.700 millones de euros al cambio de la época.

Otra de las grandes firmas del sector es Tomtom. Conocida sobre todo por sus navegadores GPS, en el 2007 decidió ir más allá del hardware y adquirió el gran rival de Navteq en los 90, Tele Atlas, por unos 2.000 millones de euros (se impuso a Garmin en la puja). De esta manera, la firma no solo sería fabricante de dispositivos, sino también creadora de mapas.

STREET VIEW

La tercera en discordia actualmente es Google. La compañía lanzó en el 2005 su servicio soportado en los mapas de otras firmas (primero Navteq y luego Tele Atlas), pero poco a poco fue creando su cartografía propia (actualmente colabora con proveedores locales donde no le es posible tener actualizados los mapas). Lejos de quedarse ahí, apostó por los servicios agregados (Street View, etcétera), y volvió a poner los mapas en el centro de los servicios agregando información (negocios, tráfico...).

Con el mercado repartido en prácticamente esas tres empresas, cualquier compañía que precise de servicios de mapas tiene que acudir a esos actores (y pagar por ello, naturalmente). Lo hacen por ejemplo Apple, que usa la cartografía de Tomtom mientras desarrolla la suya propia, o Bing, que se basa en Here. Pero los clientes de las compañías de mapas son de todos los sectores: Amazon (Here) y FedEx (Google) usan los mapas para mejorar su logística, mientras que Uber ha contratado a 100 ingenieros de Bing para desarrollar sus propios mapas.

Como demuestra la compra de Here, una de las industrias más interesadas en los mapas digitales es la automovilística. Los motivos los apuntó el presidente de Audi, Rupert Stadler, en la compra de Here. «Nuestro entorno cambia constantemente, por eso deben actualizarse los mapas digitales y de información continuamente para ofrecer la mayor utilidad», dijo el directivo. Cada vez más coches incorporan tecnología de serie, siendo el navegador integrado (en muchos casos solo una función de todo un sistema de inteligencia) algo imprescindible. Pero ese es solo el primer paso, pues la conducción inteligente continuará desarrollándose: aviso de accidentes, puntos críticos, big data para mejorar carreteras y mapas... Hasta llegar al coche autónomo.

AUTOMÁTICO

«Here será capaz de ofrecer a los usuarios una continua mejora del producto, yendo un paso más allá en servicios de localización y conducción automática», aseguró Ulrich Hackenberg, miembro del consejo de administración de Audi.

Noticias relacionadas

No es ningún secreto que varias empresas automovilísticas trabajan en los coches sin conductor, así como gigantes como Google (la prensa estadounidense también ha apuntado que Apple también está estudiando proyectos relacionados). Y es en este contexto que los mapas cobran especial relevancia. «Si se tiene en cuenta la importancia estratégica de los mapas y la localización en el coche del futuro, da la impresión que el precio de venta podría haber sido mayor», señaló el analista finlandés Mikael Rautanen.

Con Google, Here y Tomtom dominando el mercado, también han nacido proyectos de mapas colaborativos. Así, el modelo Wikipedia ha llegado a la cartografía con Openstreetmap, una plataforma donde los usuarios pueden aportar puntos de interés y mejoras en el servicio.