VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS AVANCES TECNOLÓGICOS

(De) pendientes del móvil

La avería de Blackberry pone de relieve la importancia del uso de los 'smartphones' entre todos los públicos

(De) pendientes del móvil
3
Se lee en minutos
JOSEP M. BERENGUERAS

Los usuarios de Blackberry no han tenido más remedio que experimentar esta semana una extraña sensación llamada silencio. Con la avería de la firma canadiense RIM (fabricante de los teléfonos inteligentes con teclado más famosos del mercado), correo electrónico, navegación web, mensajería instantánea y la mayoría de aplicaciones (aquellas que usan internet) quedaron inutilizables durante prácticamente tres días. Mientras que algunos redescubrieron que se puede vivir perfectamente sin estar el 100% del tiempo conectado, otros lo pasaron realmente mal, como si les faltara una parte de su cuerpo. Los expertos evitan calificarlo de «adicción», pero recuerdan que, aunque los smartphones aportan numerosas ventajas, también tienen sus contras.

«Habrá algunos casos, pero yo no calificaría de adicción en sentido técnico la dependencia de la Blackberry, sino que es un hábito que se ha instaurado en la sociedad muchas veces derivado por la presión de estar disponibles las 24 horas del día», explica el profesor de estudios de psicología y ciencias de la educación de la UOC Manuel Armayones. «Comenzó para ahorrar tiempo, enviar algunos correos y consultar documentos. Pero, en muchos casos, mirar la Blackberry cada dos minutos se ha convertido en una necesidad. Hacerlo nos gusta porque nos produce la falsa sensación de tenerlo todo controlado. Algo imposible porque el volumen de información es tremendo»..

A las 11.30 horas del lunes comenzaron los problemas para Blackberry, y estos no se solucionaron hasta última hora del jueves. Durante este tiempo, dos millones de españoles no pudieron acceder a los servicios de la firma que requieren conexión a internet, y se tuvieron que conformar con los «viejos SMS», según Armayones, y las llamadas. «La vida continuó. No nos echaron del trabajo, no perdimos el negocio de nuestras vidas... Porque la mayoría de lo que generamos a través de la Blackberry es obviable», agrega.

DE LA EMPRESA AL RECREO / Durante años, Blackberry focalizó sus esfuerzos en captar al público empresarial, pero en los últimos años ha enfocado su estrategia comercial hacia todos los públicos, y sobre todo ha captado adolescentes (el servicio es relativamente barato y chatear es muy fácil con estos teléfonos). Sin olvidar que muchos padres han comprado una Blackberry a sus hijos para tenerlos más controlados.

¿Vivimos excesivamente conectados? «Estamos en la adolescencia tecnológica. Usamos demasiados dispositivos y fomentamos la no desconexión», recuerda Armayones. Y esto irá a más, pues cada vez tenemos más dispositivos con capacidad de conexión a la red. «Los terminales tienen cada vez más funciones y, encima, son más baratos. La venta de smartphones se ha disparado», asegura Julián Atienza, responsable de estudios de TNS sobre uso del móvil. Estos duplicaron sus ventas en el 2010, según el estudio La Sociedad de la Información en el mundo de Orange.

Noticias relacionadas

El trabajo de TNS indica que 4 de cada 10 usuarios de móvil españoles se conectan a páginas web a través de su teléfono, el 17% más que hace un año. Entre las categorías que más suben están las redes sociales: el 46% usa ya su móvil para consultar Facebook, Twitter o Tuenti (28% hace un año). También aumenta la mensajería instantánea desde el teléfono móvil: en un año, los usuarios de WhatsApp, Facebook, MSN/Windows Live y similares en España han pasado de ser 2,56 millones a 4,51 millones, el 76% más.

MADUREZ / Mensajes, redes sociales, vídeos, información, banca, compras, música, juegos... Todas ellas, funciones de los teléfonos móviles que, sin embargo, «se pueden llevar a cabo como se ha hecho toda la vida a través de otros canales», recuerda Armayones. «En otros países, a los parlamentarios se les obliga a parar la Blackberry a partir de las 7 de la tarde», agrega el profesor como símbolo de «madurez tecnológica». «La mayoría dirá que estos días de parón ha echado en falta el teléfono móvil. Pero no me lo acabo de creer. La mayoría, estoy más que seguro, se ha sentido aliviado», concluye.