Ir a contenido

IDEAS PARA DAR CONVERSACIÓN

Moda emotiva

Tres diseñadores daneses han llevado la customización al extremo. Su marca se llama 'Abstract_' y crea prendas basadas en el estado anímico de sus dueños

ANA SANCHEZ

Ha aparecido en la bola de cristal de la agencia pitonisa de tendencias JWTAbstract_. Una herramienta más de exhibición para esta generación que ha salido transparente. Se avecina ropa tan ultrapersonalizada que dará pudor sacarla a la calle. "Abstract_", pone en la etiqueta. Eso parece, pero no. El estampado abstracto está basado en emociones reales. Vendría a ser como ponerse una radiografía.

El concepto es de tres diseñadores daneses: Julie Helles Eriksen, Kristine Boesen y Bjørn Karmann. "Los clientes generan el estampado de la ropa a través de sus propias historias personales", asegura Julie Helles Eriksen. ¿Cómo? Solo tienen que escribir un texto. Un programa web va generando estampados según las palabras que se teclean. Funciona así: el patrón general tiene 26 columnas, de la A a la Z (no incluyen la eñe). Cada palabra estampa una línea: cada letra de esa palabra genera un bloque de estampado en la columna que le corresponde. (Abstracto, por ejemplo, dibujará una línea con bloques en las columnas A, B, C, O, R, S y T). Mientras tanto, la webcam también analiza la expresión facial del cliente: es la que determina el color de la prenda. "Un algoritmo trata de averiguar si está contento, triste, enfadado, sorprendido o incluso asustado", detalla Bjørn Karmann. Caras felices se traducen en colores cálidos; expresiones tristes, en tonos fríos. Y aún hay una tercera fase de personalización: el ritmo en el que se teclea la historia. Cuanto más despacio se haga, más anchos serán los bloques del estampado. "Todo esto ocurre en tiempo real –concluye Karmann– y le da al usuario un 'feedback' directo de cómo es el estampado mientras escribe su historia". Esta ropa tan emotiva aún no está a la venta, pero sus creadores esperan comercializarla pronto.