Ir a contenido

Operación salida blanca

Zidane repudia públicamente a Bale

"Si se marcha mañana, mejor", dijo el técnico tras perder ante el Bayern en el primer partido de la pretemporada

"Zidane es vergonzoso. Estamos negociando su salida por el bien de todos", ha respondido el agente del jugador

Alejandro García

El jugador del Madrid Gareth Bale durante un entrenamiento de pretemporada con el equipo de Zidane.

El jugador del Madrid Gareth Bale durante un entrenamiento de pretemporada con el equipo de Zidane. / EFE

El técnico del Madrid, con su habitual tono de intrascendencia, puso sobre palabras concretas su principal problema, el del club y el de la afición: la salida del equipo del galés Gareth Bale. “No ha sido convocado porque el club está tratando su salida. Si se marcha mañana, mejor para todos”dijo Zidane tras perder el primer partido de la pretemporada, 3-1 ante el Bayern de Múnich.

Era un secreto a voces, pero la franqueza medida de Zidane ha terminado de exponer el conflicto abierto que vive el Madrid al completo con un Bale sentenciado por la grada del Bernabéu, repudiado por el entrenador y extremadamente devaluado.

Hasta ahora, el galés no había mostrado el más mínimo interés por abandonar el Madrid, aún a riesgo de frecuentar otra temporada el banquillo y aunque su carrera, con 30 años recién cumplidos, se asome a un ocaso decepcionante. El único que toma la palabra es su agente, Jonathan Barnett, casi siempre con poco acierto: “Zidane es vergonzoso, no muestra ningún respeto por un jugador que ha hecho tanto por el Real Madrid”respondió Barnett al técnico blanco en AFP. “Por el bien de todos, estamos trabajando en su salida”, añadió después.

Pese al caos, los mensajes de la directiva blanca van en la dirección de no malvender a nadie, menos aún a la única pieza de peso que sobre en la plantilla, aunque el reto ya es atraer a algún club que, al menos, se haga cargo de su ficha astronómica y deje algo en la caja blanca.

Hay veces en que una retirada a tiempo es una victoria y hay casos en que una mala venta puede ser la única alternativa. El mercado asiático se frota las manos con la posibilidad de su fichaje, antes de que el Madrid justifique con números de amortización económica cualquier salida que aligere la superpoblación de la plantilla se verá con mejores ojos, sobre todo si afecta al núcleo de antiguas estrellas venidas a menos.

PRIMERA DERROTA

El huracán Bale pasó por encima del primer partido de la pretemporada blanca, una clara derrota (3-1) ante un Bayern que estuvo más acertado en el primer tiempo y que se impuso sin miramientos, tras el descanso, a un Madrid de circunstancias, con canteranos, fichajes y descartes, entre los que destacó el golazo de falta de Rodrygo, el desparpajo del japonés Kubo y el despliegue físico de Mendy.

En la primera parte, Zidane experimentó con una presión intensa, con Isco en la mediapunta, por detrás de Benzema, y con libertad por delante de Modric y Kroos, acompañado por Asensio y Hazard en las bandas. El belga fue creciendo con el paso de los minutos y provocó los mejores minutos de su equipo gracias a su juego combinativo y a su desborde en carrera, aún con la carencia de poderío físico en el centro del campo que sufrió el equipo.

En el horizonte asoma la complicada misión de reclutar a Pogba, pese a contar con el entusiasmo del jugador por salir de Manchester. Mientras, con el París Saint-Germain dispuesto a vender al atacante brasileño a un precio asumible, la incapacidad económica inmediata del Barcelona deja una puerta abierta de par en par para que el Madrid entre con dinero fresco en la puja por Neymar, si quiere.