Ir a contenido

EXAMEN CONTRA EL BETIS EN CORNELLÀ

Rubi: "Nos estamos martirizando demasiado"

El técnico del Espanyol reivindica que no todo lo están haciendo mal pese a las cuatro derrotas consecutivas

José María Expósito

Rubi se dispone a dirigir el entrenamiento del Espanyol.

Rubi se dispone a dirigir el entrenamiento del Espanyol. / CARLOS MIRA

Hace un mes resultaba inimaginable que Rubi tuviera que pedir confianza en su idea de juego. Pero tras firmar un espectacular inicio que casi conduce al Espanyol al liderato, cuatro derrotas consecutivas en la Liga y, sobre todo, la mala imagen ofrecida en el derbi, han llevado al técnico catalán a tener que reivindicar la valía de su modelo antes de recibir al Betis, un partido clave para enderezar el rumbo.

"Nos estamos martirizando demasiado todos, como si estuviéramos haciendo todas las cosas mal, y no es cierto", reivindició este sábado el técnico, en un mensaje más dirigido a su propio vestuario que al entorno, preocupado porque los jugadores "recuperen la confianza". "Nuestra función es volver a tener el nivel que hemos demostrado, porque sabemos que lo podemos dar", añadió.

El míster recalcó que el equipo tiene 21 puntos y que de 17 partidos oficiales "solo se puede hablar de un partido muy malo en Getafe". Respecto al derbi, reconoció que no esperaban "que fuera como fue". Es de prever que contra el Betis el Espanyol recupere la apuesta ofensiva que se volatilizó contra el Barça: "La idea de juego ha funcionado y hay que volver a coger el hilo".

Echar el cerrojo

Asegurar la portería esobligatorio para volver a la senda de la victoria. En estas cuatro derrotas, Diego López ha encajado 12 goles, una cifra insostenible. Para añadirle dificultad, la lesión de Hermoso y la sanción de Dídac obligan a Rubi a recomponer la zaga. El canterano Pedrosa podría ocupar el lateral zurdo, justificando así que en verano no se cubriera la marcha de Aarón. "Todos mis jugadores están preparados, lo que pasa es que no siempre es fácil dar la oportunidad", advirtió Rubi. Rosales, a pierna cambiada, es la otra opción.

Los canteranos Puado y Pedrosa, en un entrenamiento. / JAVI FERRÁNDIZ

No se le da bien Cornellà al Betis en la última década, aunque encadenar dos victorias en casa le ha aupado en la tabla. "Es un gran equipo, trata bien la pelota y tiene claro a qué juega. Pero por aquí han pasado grandes equipos y lo han pasado mal, espero que vaya por ese camino", dijo Rubi. El Espanyol acaba el año en el Wanda. Ganar este domingo es vital para tener una Navidad tranquila.