Ir a contenido

LA COPA LIBERTADORES

River-Boca: El mayor despliegue policial nunca hecho en España

La Policía custodiará y no dejará moverse libres por Madrid a los 400 hinchas con antecedentes violentos que llegan esta madrugada a Barajas

Sergi López-Egea

Agentes de la Policía Nacional vigilan a aficionados de Boca, en Madrid.

Agentes de la Policía Nacional vigilan a aficionados de Boca, en Madrid. / EFE / CARLOS MARTOS

Los mandos de la Policía en Madrid vivían este sábado pendientes de lo que ellos denominan el "momento crítico", la llegada al aeropuerto de Barajas del grueso de seguidores de River Plate y Boca Juniors que este domingo llenarán las gradas del estadio Santiago Bernabéu para presenciar la insólita final de la Copa Libertadores que la violencia en Buenos Aires trasladó desde Argentina a Madrid y que ha supuesto la organización del mayor dispositivo de seguridad nunca hecho hasta ahora en España. Más de 4.000 personas, la mayoría policías nacionales, estarán pendientes de que el encuentro discurra dentro de la normalidad.

En permanente colaboración con la policía argentina, 12 de cuyos agentes se encuentran desde principios de esta semana en Madrid, ya están perfectamente identificados los cerca de 450 hinchas, supuestamente Barras Bravas de ambos equipos, que llegan esta madrugada a Barajas, la mayoría en dos vuelos 'charter', uno de Boca y otro de River, que aterrizarán a partir de las 6 de la mañana. "Los pasajeros de estos vuelos pasarán el control de pasaportes y si todo está en regla deberán permanecer por grupos en el aeropuerto, siempre escoltados por agentes de la Unidad de Intervención Especial (los antidisturbios). Desde Barajas irán en metro, siempre vigilados, a sus respectivas 'fan zones' y desde ahí custodiados hasta el Bernabéu", explica a este diario un alto mando policial de Madrid. En ningún instante se les permitirá salir de la zona acotada, ni tampoco del sector asignado a su entrada en el estadio. Una vez acabado el partido irán, otra vez escoltados, hasta el aeropuerto. No estarán ni 24 horas en la capital de España.

Sin violencia

La intención de la policía es evitar cualquier conato de violencia, antes, durante y después de la final. "No nos preocupan tanto los seguidores argentinos que residen en Europa, y que viven el fútbol de otra manera, que los que vienen desde Argentina", añade el mismo portavoz. "De ahí es esencial la presencia de los policías expertos argentinos, que conocen su lenguaje, las consignas y que serán quienes nos alerten si comprueban un comportamiento o una referencia que pueda ser peligrosa", precisa el mando policial.

Seguidores de River, este sábado, en la Puerta del Sol de Madrid / javier lópez (EFE)

Ya está decidido que agentes españoles de ambos sexos procedan a realizar cacheos aleatorios a muchos seguidores en cualquiera de los tres controles de paso que se instalarán en los alrededores del estadio madridista. "En Argentina se vieron imágenes de niños que llevaban adosados al cuerpo bengalas que luego querían utilizar sus padres. Los niños o niñas también deberán ser registrados; por esta razón, habrá también una importante presencia de agentes femeninas", indica la misma persona.

Colaboración argentina

La policía argentina ha facilitado a la española los datos de casi 500 personas con antecedentes por violencia en los estadios que disponen de entrada para el Bernabéu. Dos de ellos (un dirigente por bando de los Barras Bravas) ya han sido deportados. El resto llega a esta madrugada. "Asimismo se han comprobado los pasajes de todos los vuelos que han aterrizado estos últimos días a cualquier aeropuerto español, por si algún hincha radical fichado había volado desde Argentina a otra ciudad europea y desde allí a España", según la misma fuente. 

Y todo sin olvidarse que España sigue bajo el nivel 4 de alerta terrorista; razón por la cual, al margen de la presencia de Barras Bravas, se ha prohibido la circulación de camiones y vehículos pesados, a excepción del transporte público, en un amplio perímetro alrededor del Bernabéu por las principales calles de Madrid, incluido el Paseo de la Castellana cuyo tráfico en varios kilómetros, norte y sur del estadio madridista, estará cortado todo el día, negando incluso el paso de bicicletas.

Desde los Juegos de Barcelona

"Se trata -agrega el mismo mando policial- del mayor dispositivo de seguridad que se ha organizado en España, superior a todos los encuentros o finales de la Champions y a cualquier acto lúdico o político que se ha llevado a cabo estos últimos años, al menos desde los Juegos Olímpicos de Barcelona".

La reventa, tema secundario en el partido, tampoco ha ofrecido problemas puesto que este sábado todavía había un millar de entradas que se podían comprar de forma absolutamente legal a través de la página oficial de la Conmebol, la confederación sudamericana, que es la organizadora del encuentro.