Ir a contenido

LA FINAL DEL EUROPEO SUB-21

'La Rojita' no remata y cae ante una potente Alemania

Weiser decide con un gran gol antes del descanso, ante el que la selección española no tiene la capacidad de reacción necesaria para remontar

CARLOS F. MARCOTE

Kepa mira al balón dentro de la portería tras el gran cabazazo de Weiser que decidió la final.

Kepa mira al balón dentro de la portería tras el gran cabazazo de Weiser que decidió la final. / REUTERS / STRINGER

El brillo de ‘La Rojita’ en el Europeo sub-21 se apagó ante Alemania, que levantó en Cracovia su segundo título continental de la categoría después de desactivar las mejores armas del equipo dirigido por Albert Celades. La selección española, que había ganado las tres últimas finales disputadas, no pudo expresarse de la forma que esperaba teniendo en cuenta su progresión a lo largo del campeonato y se quedó sin igualar a Italia como máxima detentadora de títulos, cinco. Un gran cabezazo de Weiser poco antes del descanso dio el triunfo al equipo alemán ante un rival achicado, que no encontró soluciones para voltear la situación y corrió serios riesgos de sufrir una derrota aún más dolorosa
La selección española no pudo mantener durante mucho tiempo la actitud agresiva y mandona con la que encaró el encuentro, con presión alta y la idea de adueñarse de la pelota sin equívocos de ninguna clase. Se quedó en una simple declaración de intenciones porque muy pronto cambió radicalmente el sentido del choque. Alemania no tardó en sacudirse la tentativa de intimidación por parte hispana y respondió con tres fogonazos que provocaron claramente la inseguridad en el equipo de Celades. Kepa sacó a córner con apuros un centro-chut de Gerhardt, Meyer cabeceó al palo y Arnold disparó fuera por poco desde fuera del área.

SIN CONEXIÓN

La que había pasado a presionar arriba con mucha mayor eficacia era la selección germana, que no se inmutó por un cabezazo de Bellerín ligeramente desviado tras un gran centro de Ceballos, y complicó cada vez más la salida del balón a España. No había manera de conectar con Saúl, Asensio y Ceballos, los depositarios en teoría de las llaves con las que distorsionar la buena disposición estratégica de un rival con las ideas mucho más claras.


Los problemas para superar la primera línea de presión alemana fueron en aumento, con España limitada a confiar en algún robo y salida rápida con final feliz que no se produjo. Se agudizaron en la recta final del primer tiempo y causaron estragos en la defensa española. Meré enmendó ante Meyer un gravísimo error de Jonny, pero Kepa no pudo hacer nada instantes después para desvíar el extraordinario cabezazdo de Weiser a pase de Toljan tras la enésima recuperación alemana en campo español (m. 40).
Tenía que dar un paso adelante el conjunto español y lo intentó nada más echar a andar el segundo tiempo. Pudo confirmarlo y marcar el cambio de tendencia un latigazo con la zurda de Saúl tras un gran control para bajar el balón enviado por Asensio, pero Pollersbeck evitó el empate con una gran estirada. No entró el balón y el propio centrocampista del Atlético, en la jugada que siguió, tuvo que evitar el segundo tanto alemán tirándose en el otro área para tapar el remate franco de Meyer.

VIGOR ALEMÁN

No decayó el empuje y el vigor físico de la selección germana y volvió a verse maniatada España, que se encontró de nuevo sin claridad para progresar hacia el área rival con posibilidades de desestabilizar. Concedió además un buen puñado de ocasiones a Alemania para poner la final aún más favorable: Kepa tapó bien a Gnabry después de un grave fallo de Meré, Kempf cabeceó fuera por poco en un córner y Gnabry desaprovechó una oportunidad más tras un regalo de Vallejo.



Entraron Williams Borja Mayoral por Sandro y Llorente, respectivamente, pero quien más cerca estuvo de restablecer el equilibrio en el marcador fue Ceballos, que apareció por fin para marcarse un jugadón con tiro final desviado unos centímetros. El último cartucho lo quemó Deulofeu cambiado de banda, con recorte hacia dentro y disparo con la derecha desviado a córner porun defensa, y tiempo por delante todavía para buscar la igualada en la ofensiva final. Pero en el cuarto de hora largo que quedaba España no fue capaz de arañar a una Alemania muy sólida, sin ninguna fisura. 

Alemania, 1 - España, 0

Alemania: Pollersbeck (7), Toljan (7), Stark (6), Kempf (7), Gerhardt (7), Haberer (6), Arnold (8), Weiser (7), Meyer (7), Philipp (6), Gnabry (6). Entrenador: S. Kuntz (7).

Cambios: Amiri (s.c.) por Gnabry (m. 81); Kohr (s.c.) por Haberer (m. 83); Öztunali (s.c.) por Philipp (m. 87). 

España: Kepa (7), Bellerín (6), Meré (5), Vallejo (7), Jonny (4), Llorente (6), Saúl (6), Ceballos (5), Delulofeu (6), Sandro (5), Asensio (6). Entrenador: A. Celades (5).

Cambios: Gayá (6) por Jonny (m. 51); Williams (5) por Sandro (m. 71); Mayoral (s.c.) por Llorente (m. 83).

Goles: 1-0 (m. 40), Weiser, de gran cabezazo.

Árbitro: B. Bastien (5), francés. Amonestó a Saúl (m. 42), Arnold (m. 47), Haberer (m. 50), Stark (m. 52), Llorente (m. 54)

Campo: Estadio de Cracovia (45.000).

0 Comentarios
cargando