NUEVA EXPERIENCIA

La Molina y Vaquèira invitan a ponerse en la piel de un corredor profesional

Ambas estaciones de esquí han estrenado esta temporada una instalación que permite medir y grabar los descensos como si se tratara de una competición

Un esquiador se dispone a comenzar el descenso cronometrado en Vaquèira-Beret.

Un esquiador se dispone a comenzar el descenso cronometrado en Vaquèira-Beret.

2
Se lee en minutos
EDUARD PALOMARES / BARCELONA

La gran mayoría de aficionados que suben a las pistas de esquí jamás han participado en ninguna competición, y tampoco se les pasa por la cabeza hacerlo en un futuro. Pero siempre queda dentro ese gusanillo, esa curiosidad por saber si el mundo de los deportes de invierno se ha perdido a una gran estrella. O simplemente las ganas de averiguar qué tiempo marcaría cada uno en un descenso por una pista con apariencia competitiva, con arco de salida, puertas y cronómetro, y si podría mejorarlo a lo largo de la temporada. Un anhelo que ya es posible satisfacer desde esta temporada en dos estaciones catalanas: La Molina y Vaquèira-Beret.         

El dominio de la Cerdanya acaba de estrenar el Slalom 4 Motion by Volkswagen, una instalación situada en la pista Trampolí que permite que los esquiadores puedan imitar a los corredores profesionales y, además, llevarse a casa como recuerdo las imágenes del descenso gracias al sistema de cámaras instalado a lo largo de todo el recorrido. El circuito se activa automáticamente con el 'forfait' electrónico de La Molina y tiene una longitud de 282 metros, con la salida situada a 1.750 metros de altitud y la línea de llegada, a 1.705 metros.

Una vez finalizada la carrera, el esquiador puede ver en un marcador cuál ha sido su tiempo en la llegada y tiene la posibilidad de visualizar el recorrido y descargarse el vídeo de su bajada a través de la página web de la estación. En este espacio también aparece una clasificación para comprobar quién ha logrado el mejor tiempo hasta el momento.

TRAZADO DE GIGANTE

Por su parte, Vaquèira-Beret puso en marcha a mediados de diciembre el Audi Ski Kronos, una instalación de funcionamiento muy parecido y que hasta el momento ya registra más de 10.000 bajadas. Se trata de un descenso en formato de eslalon gigante abierto a todos los esquiadores que quieran competir contra el reloj, ya que se activa con el código de barras del 'forfait'. De trazado fácil, cuenta con unas 12 puertas y está situado al lado de la terraza del Restaurante 2200, para crear cierta sensación de espectáculo. La carrera de cada esquiador también se cronometra y graba de forma automática y se puede descargar desde su portal web, para luego compartirlo en las redes sociales.   

Noticias relacionadas

Tanto en el caso de La Molina como de Vaquèira, este servicio se basa en el uso de las nuevas tecnologías y se enmarca en la tendencia de las estaciones de ofrecer a los usuarios la posibilidad de vivir experiencias que vayan un poco más allá de lo habitual. Por ejemplo, ponerse aunque sea solo durante unos minutos en la piel de los mejores corredores de la Copa del Mundo.

Consulta el estado de las pistas en el Canal Esquí de EL PERIÓDICO.