24 sep 2020

Ir a contenido

LA ESTRELLA

Messi asiste, chuta al palo y logra el gol 38 del año

Leo Messi está empeñado en recuperar el pulso a la temporada. No le salen las cosas como quisiera, pero no baja los brazos y busca el gol con desesperación. A la estrella argentino le perjudicó anoche la acumulación de hombres que colocó el técnico alemán por delante de Leno. Pidió el balón, pero en muchas ocasiones se perdió en regates imposibles, obsesionado por llevar al Barça a la siguiente eliminatoria. Messi siguió erre que erre en busca de la portería alemana. Su obsesión por marcar, por conseguir esa acción letal, mortífera, le perjudicó. No marcó, pero dio una asistencia maravillosa a Alexis, la 21 del año.

Messi mejoró en la segunda parte y se convirtió en el diez desequilibrante, matador, en el mejor jugador del mundo. Envió el balón al palo, el undécimo del curso, tras una de esas acciones individuales que aplaude hasta el rival, y luego fue a por su gol. Se fue hacia la portería con una velocidad demoledora en busca del centro de Alves. Nadie le pudo parar. Se lanzó a por el balón como si fuera a marcar su primer gol en el Barça. Y ya lleva 218, 38 en este curso.