Entrevista a la ministra de Ciencia e Innovación

Diana Morant: "Hay que dar más estabilidad a la generación de científicos taponada por la crisis"

 Entrevista con Diana Morant , ministra de Ciencia e Innovación.

Entrevista con Diana Morant , ministra de Ciencia e Innovación. / David Castro

5
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

La comunidad científica española lleva más de una década sufriendo recortes, perdiendo talento y sobreviviendo a base de precariedad. La reforma de la ley de la ciencia, aprobada por el Consejo de Ministros la semana pasada, se propone solucionar algunos de los problemas estructurales que desde hace años acechan a los científicos y científicas del país. "La ciencia española necesita un plan de choque después de una década de obsolescencia", argumenta, contundente, Diana Morant, ministra de Ciencia e Innovación, en una entrevista con EL PERIÓDICO.

La reforma de la ley de la ciencia plantea nuevas medidas para reducir la precariedad en el sistema científico español. Las sociedades científicas valoran positivamente estos avances, pero argumentan que haría falta un cambio mucho más profundo. ¿Qué les respondería?

Antes que nada, quiero decir que entiendo de dónde nace ese sentimiento de inquietud y desconfianza. Llevamos mucho tiempo dándoles la espalda a los científicos y ahora, gracias a esta ley, queremos volver a tenderles la mano. Esta reforma legislativa se propone reparar los grandes fallos del sistema científico español. Por ejemplo, blindando por ley la financiación en ciencia, reduciendo las cargas burocráticas y mejorando los derechos laborales de los investigadores. Hemos cambiado muchas cosas. Esta no es la ley del Ministerio de Ciencia, es una ley coral en la que han participado comunidades científicas, asociaciones, sindicatos y asociaciones empresariales. Esperamos que en uno o dos años todos estos cambios empiecen a dar sus frutos.

"Llevamos mucho tiempo dándoles la espalda a los científicos y ahora, gracias a esta ley, queremos volver a tenderles la mano"

¿Es esta ley la única herramienta que plantean para arreglar el sistema científico español?

Solo es una parte. Estamos desplegando varias políticas para arreglar los problemas estructurales de la ciencia española. La gran noticia de esta ley es la certeza de que, a partir de ahora, el presupuesto en ciencia irá creciendo. El objetivo es llegar a invertir un 1,25% del PIB en ciencia pública en 2030. Y hasta un 3% del PIB incluyendo al sector privado. La ciencia española necesita un plan de choque después de una década de obsolescencia. Entre 2011 y 2016, los recortes destruyeron más de 5.000 plazas públicas de investigadores en España. Ahora, en cambio, planteamos una receta totalmente contraria. Implantamos tasas de reposición del 120%, así que por cada diez científicos que se jubilen se repondrán doce. Hay que dar más estabilidad y oportunidades a toda una generación de científicos que quedó taponada por la crisis.

Una de las tareas pendientes que deja esta ley es trazar un plan para revertir la fuga de cerebros.

Sí. Y estamos totalmente alineados con esta inquietud. Necesitamos tender la mano a todos aquellos profesionales que tuvieron que emigrar de España, que tienen un talento enorme, que han adquirido muchísima experiencia en el extranjero y que ahora quieren volver a España. Estamos convencidos que la mejor manera de recuperarlos es arreglar el sistema. Con más presupuesto, mejores instalaciones y más oportunidades. Cuanto más prestigiosos sean nuestros laboratorios, más oportunidades tendrán de volver. En el texto definitivo de la ley recogemos una de las grades reclamaciones de este colectivo. La nueva ley reconoce toda la experiencia acumulada en el extranjero de cara a acceder a una plaza pública. También estamos trabajando en un plan específico para conseguir el retorno de talento científico que tuvo que emigrar.

"Estamos trabajando en un plan específico para conseguir el retorno de talento científico que tuvo que emigrar"

Con esta ley también despega la Agencia Espacial Española. ¿Qué podemos esperar de este proyecto?El espacio es un lugar de oportunidades para la ciencia y la investigación. Por eso mismo, Agencia Espacial Española va a ser quien coordine e impulse todas las actividades que tienen que ver con este sector. Desde los proyectos de telecomunicaciones, hasta los de observación de la tierra. España es un país que cree en el sector del espacio y que sabe que estamos ante una industria emergente donde tenemos muchas capacidades y muchas potencialidades.

Hablando de espacio, la Agencia Espacial Europea ha lanzado una convocatoria para reclutar la siguiente generación de astronautas. ¿Alguna esperanza de conseguir otro astronauta español?

Ojalá tuviéramos uno o dos astronautas españoles más, claro. Y ojalá alguno de ellos sea mujer. Estamos siguiendo muy de cerca el proceso de selección y sabemos que está siendo muy complicado. De los 23.500 aspirantes iniciales, cerca de 1.300 eran españoles. En la segunda fase sabemos que al menos 67 de los seleccionados son españoles. Todavía no sabemos quién ha pasado a la tercera fase pero tenemos muchas esperanzas.

"Ojalá tuviéramos uno o dos astronautas españoles más, claro. Y ojalá alguno de ellos sea mujer"

La gran noticia de ciencia que esperamos para este año es la vacuna de Hipra, que si supera los ensayos clínicos podría convertirse en la primera española contra el covid-19.

Vaya por delante todo mi reconocimiento a las líneas de investigación españolas que se atrevieron a asumir este reto. En el caso de Hipra, además, hay que reconocer que parte del éxito tiene que ver con la colaboración público-privada que ha llevado a una empresa líder en veterinaria a investigar y desarrollar una vacuna contra el covid-19. Ahora mismo, la vacuna está en la fase final de ensayo. La empresa nos dice que hay hospitales donde ya han llegado al número de voluntarios necesarios pero otros donde todavía falta gente. Así que me gustaría aprovechar la oportunidad para hacer un llamamiento a todo aquel que esté dispuesto a participar en este ensayo clínico y que su vacuna de refuerzo sea la vacuna de Hipra. La ciencia no es posible sin los voluntarios.

Noticias relacionadas

Las sociedades científicas denuncian que, hasta ahora, la ciencia española ha tenido que sobrevivir en un mar de precariedad. ¿Algún mensaje final que quiera enviar a la comunidad científica?

Este país está en deuda con la ciencia y saldar esa deuda pasa por reconocer derechos y dar nuevas oportunidades a nuestros científicos y científicas. En eso consiste tanto la reforma de la ley de la ciencia como todas las políticas desplegadas. Somos conscientes que sin la ciencia, sin la innovación, no habrá futuro. El personal científico e innovador es un personal esencial y prioritario. En definitiva, arreglando el sistema conseguiremos que nuestros científicos y científicas tengan oportunidades en nuestro país y no tengan que seguir huyendo o estando taponados por un sistema que hasta ahora no les recogía el guante. 

Temas

Diana Morant