Ir a contenido

CONFLICTO DEL EPIF

Doctorandos ocupan un edificio de la Generalitat para reclamar contratos de cuatro años

Decenas de jóvenes investigadores llevan desde anoche encerrados en la agencia AGAUR

El colectivo exige al Govern que prorrogue los contratos doctorales de tres años

Michele Catanzaro

Miembros del colectivo Doctorandes en Lluita en el encierro llevado a cabo en la sede de la Agaur.

Miembros del colectivo Doctorandes en Lluita en el encierro llevado a cabo en la sede de la Agaur. / FERRAN NADEU

Unas 50 personas vinculadas al colectivo Doctorandes en Lluita se encerraron el jueves por la tarde en la sede de la Agència d’Ajuts Universitaris i de Recerca (AGAUR) de la Generalitat. El grupo, que pasó la noche en el edificio, levantó la ocupación este viernes, al conseguir el compromiso de que el lunes se podrán reunir con la 'consellera' de Empresa Àngels Chacón y con representantes de la Conselleria d'Economia.

Su petición es que los contratos para hacer la tesis doctoral, muchos de los cuales duran tres años en Catalunya, se prorroguen hasta el cuarto año. El grupo basa esta exigencia en el Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF), aprobado por el Gobierno en Marzo del 2019.

Hoy mismo se acaban los contratos trienales de 28 doctorandos de la Universitat de Lleida. Este grupo se ha reunido este viernes con el rector de esa universidad para pedir la extensión de un año.

"Solo pedimos que se aplique el marco legal actual, que dice que un doctorando tiene que seguir trabajando con contrato [hasta el cuarto año] si sigue llevando a cabo su tarea. Actualmente, muchos de ellos trabajan este año cobrando el paro", afirma uno de los encerrados, Guillem Prat, doctorando en biología de la Universitat Autónoma de Barcelona. "La investigación en este país se sustenta en salarios mileuristas y gente que trabaja estando en el paro", añade.

13 millones al año

El colectivo estima que hay al menos 1225 doctorandos con contratos de tres años en Catalunya, de los cuales poco más de trescientos los acabarán dentro del año que viene. Según Doctorandes en Lluita, prorrogar estos contratos le costaría al Govern unos 13 millones de euros adicionales al año.

"El fondo de contingencia de la Generalitat está en 205 millones de euros: se podría utilizar sin problemas, está para estas cosas", afirma Prat. El colectivo cree que también las universidades podrían contribuir, por ejemplo reduciendo los complementos de gestión que reciben los altos cargos de los departamentos.

El EPIF afirma que los contratos doctorales prorrogables se deben extender automáticamente al cuarto año si el doctorando sigue trabajando. La Generalitat ha admitido que los contratos propios de su convocatoria son prorrogables, pero se niega a pagar el cuarto año por los recortes en el presupuesto de la administración.

Temas: Universidad