Ir a contenido

PRECARIEDAD EN LA CIENCIA

La Generalitat se abre por fin a los doctorados de cuatro años

El Govern permitirá que los contratos a jóvenes investigadores se prorroguen, pero no aporta más fondos

Delega el pago de la ampliación a las universidades y los centros de investigación

Michele Catanzaro

Manifestación del colectivo Doctorandes en Lluita en Barcelona el 06 de Septiembre de 2019.

Manifestación del colectivo Doctorandes en Lluita en Barcelona el 06 de Septiembre de 2019.

La Generalitat modificará su convocatoria de contratos de doctorado para que se puedan prorrogar hasta cuatro años, más allá del tope actual de tres años. Sin embargo, el Govern no tiene previsto asignar un presupuesto para esta prórroga, así que su coste debería eventualmente correr a cargo de universidades y centros de investigación.

Así lo recoge la respuesta a un recurso presentado en octubre por el colectivo Doctorandes en Lluita, contra la convocatoria catalana de contratos doctorales. La resolución, firmada por el director general de Recerca de la Generalitat Joan Gómez Pallarès, desestima el recurso.

Pero también anuncia que se modificará la convocatoria para explicitar que los contratos doctorales son prorrogables hasta cuatro años, mientras las ayudas de la Generalitat solo cubrirán tres de ellos. El pago del cuarto no se puede exigir a la administración autonómica, según la respuesta.

Este jueves, hay una reunión programada entre miembros de Doctorandes en Lluita y representantes del Departament d’Economia, para seguir negociando el pago del cuarto año.

Estatuto del doctorando

El conflicto entre los jóvenes investigadores catalanes y el Govern surge a partir del Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF), aprobado por el Gobierno en marzo del 2019.

Este real decreto afirma que los contratos de doctorado prorrogables deben extenderse automáticamente hasta cuatro años, cuando el joven investigador titular lo necesite para acabar su tesis y supere las evaluaciones necesarias.

Sin embargo, las ayudas de la Generalitat (FI-AGAUR) que se convocaron después del EPIF mantuvieron una duración de tres años. Doctorandes en Lluita las recurrió alegando un incumplimiento del real decreto.

El colectivo estima que en Catalunya hay al menos 1.225 doctorandos con contratos de tres años. Además, denuncia que, cuando estos contratos se acaban, muchos doctorandos siguen trabajando gratuitamente hasta terminar su tesis.

El Gobierno aprobó el EPIF poco antes de las elecciones, sin destinar ningún recurso adicional para su cumplimiento. Casi todas las universidades catalanas se han negado a ajustarse a los estándares del real decreto, alegando el ahogo financiero que sufren.

Con la resolución del recurso, el Govern anuncia que declarará prorrogables sus contratos. Pero tampoco destina recursos adicionales para ello. Pallarès argumenta en su escrito que las restricciones presupuestarias no permiten sufragar el cuarto año, a menos que se opte por convocar menos plazas.

Doctorandes en Lluita ve la modificación de la convocatoria como una victoria parcial, porque reconoce que los contratos son prorrogables. Sin embargo, queda a la espera de leer el redactado final, que podría blindar el modelo de ayudas de tres años.

Temas: Universidad