Ir a contenido

PSEUDOCIENCIAS

Nueva multa de la Generalitat de 600.000 euros al curandero Pàmies

La administración catalana impone una tercera sanción a los defensores del MMS (derivado de la lejía)

Esta nueva multa sanciona el congreso en el que se afirmaba poder curar el autismo con esta sustancia

Valentina Raffio

El agricultor Josep Pàmies, en una foto de archivo.

El agricultor Josep Pàmies, en una foto de archivo.

La Generalitat de Catalunya impone una nueva multa de 600.000 euros a Josep Pàmies, promotor de terapias alternativas y fundador de la asociación conocida como Dulce Revolución, también sancionada en los últimos meses con 120.001 euros por la promoción de pseudoterapias. En este caso, la administración catalana sanciona directamente al payés de Balaguer por la celebración del congreso en el que se promocionó el MMS (Miracle Mineral Solution, un derivado de la lejía prohibido por la Agencia Española de Medicamentos desde el año 2010) como una cura para el autismo. También se le pide que retire los videos de la conferencia, hasta ahora colgados en sus redes.

Una semana antes de la celebración de este evento, Salut ya había avisado a los organizadores que se exponían a una sanción por promocionar productos prohibidos. Aún así, Pàmies y su asociación decidieron seguir adelante con su proyecto amparándose en el derecho a la libertad de expresión, tal y como explicaron a través de sus redes sociales.

El jueves por la noche, la emisora de radio UA1 LLEIDA adelantó la noticia a través de su página web. Pero hasta el mediodía de este viernes la Generalitat no ha confirmado la sanción. ETras darse a conocer la noticia, Josep Pàmies ha compartido un comunicado oficial firmado por su abogado, Luís Miguel Ortega. En este se argumenta que el clorito de sodio (fórmula química del MMS) - a pesar de estar prohibido desde el 2010 - es seguro, legal y no es tóxico. Por otro lado, el comunicado añade: "Esta multa no es más que un acto de amenaza, de coacción y de censura ilegítima ante la que se impetrarán las acciones jurisdiccionales pertinentes".

Sanciones anteriores

Con la llegada de esta nueva sanción, entre Pàmies y su 'Dulce Revolución' ya suman 720.001 euros de multa por promocionar este compuesto químico prohibido como cura para enfermedades como el autismo, el ébola, la malaria, la leucemia o incluso el cáncer. Las primeras sanciones impuestas por la administración corresponden a 30.000 euros por la venta y promoción de falsas plantas medicinales contra el cáncer o la leucemia y a 90.001 euros por la promoción del MMS.

En el primero caso, la sanción de 30.000 euros ya ha sido subsanada por la asociación, la cual al abonar el importe de la multa ha reconocido la infracción por la cual se les acusaba. En el segundo caso, según informan los afectados en una nota de prensa difundida a través de redes sociales, el abogado de Josep Pàmies ya ha anunciado que presentará alegaciones contra la propuesta de sanción que asciende a 90.001 euros. En cuanto a esta última multa, la más elevada impuesta hasta la fecha, el payés de Balaguer y su asociación aún no han emitido declaraciones al respecto. En todos estos casos, la Generalitat acusa a los curanderos de infringir el artículo 5 de la Ley de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios aprovado por el Real decreto legislativo 1/2015 del 24 de julio. 

A nivel estatal, el pasado día 18 de octubre, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, anunció una denuncia ante la Fiscalía contra la venta y promoción del MMS, producto por el que ahora ha sido sancionado tanto Pàmies como su asociación. "El ministerio no va a quedarse impasible ante la actuación de personas que publiciten o fomenten, sin ninguna evidencia, el uso de remedios para la curación de patologías", explicó Carcedo.

Recogida de firmas

Tras la imposición de la segunda sanción, de 90.001 euros, los seguidores de Pàmies iniciaron una campaña en Change.org pidiendo al gobierno catalán que se retractara. Por otro lado, el día 9 de octubre, el Comité para la Promoción y Apoyo de la Mujer Autista (CEPAMA) entregó en el Ministerio de Sanidad 136.000 firmas para denunciar que "la lejía no cura el autismo" y exigieron un compromiso contra la difusión de pseudociencias que ponen en riesgo la salud de las personas con este trastorno.