Ir a contenido

PSEUDOCIENCIAS

La Generalitat multa con 120.000 euros a la Dolça Revolució del curandero Josep Pàmies

La asociación de plantas medicinales del payés de enfrenta a dos multas por promocionar terapias pseudocientíficas

Valentina Raffio

El curandero catalán Josep Pàmies, en una imagen de archivo.

El curandero catalán Josep Pàmies, en una imagen de archivo. / JOAN CASTRO

La Generalitat de Catalunya ha impuesto dos multas por un valor total de 120.000 euros a la asociación de plantas medicinales de Josep Pàmies, conocida como Dolça Revolució, por la promoción de productos pseudocientíficos contra el cáncer, la leucemia y el autismo, entre otros. El payés de Balaguer y su entidad más cercana han denunciado las sanciones vía redes sociales, argumentado que las multas suponen un límite a su libertad de expresión.

La conselleria de Salut sigue investigando la celebración del congreso realizado la semana pasada en Balaguer, donde se promocionó el MMS (Miracle Mineral Solution, un derivado de la lejía) como cura para el autismo. Este mismo evento también ha sido denunciado por el Ministerio de Sanidad ante la Fiscalía, quien ahora investiga posibles sanciones para los organizadores.

Las sanciones impuestas

La primera sanción, de un importe de 30.000 euros, llegó en septiembre. En este caso la Generalitat sancionaba la venta y promoción de plantas medicinales que desde Dolça Revolució se promocionaban para curar diferentes enfermedades entre las cuales también se incluían el cáncer y la leucemia. Fuentes de la Generalitat confirman que en esta ocasión la entidad reconoció el delito del que se le acusaban y accedió a llegar a un acuerdo para el pago de la multa. Finalmente, la sanción se redujo a 18.000 euros que ya han sido abonados. 

La segunda sanción, de 90.001 euros, ha llegado en estos días como respuesta a la promoción del MMS (Clorito de Sodio, derivado de la lejía), un compuesto prohibido por la Agencia Española del Medicamento desde el año 2010. En este caso, según explica la conselleria de Salut, la sanción impuesta ha sido más dura ya que la promoción de este falso medicamento supone un delito contra la salud pública más grave que en el caso anterior.

Fuentes de la Generalitat confirman que aún no han recibido ninguna respuesta sobre la aceptación y el pago de esta segunda sanción. En este caso, la entidad podría tanto presentar alegaciones como acceder a pagar la sanción, reconociendo así el delito del que se les acusan. En el segundo supuesto, como ocurrió en el caso anterior, también se podría llegar a un acuerdo para la reducción del importe de la multa.

El MMS es el mismo producto que se promocionó en el polémico congreso de Balaguer como cura, entre otros, para el autismo. La Generalitat ya está investigando el suceso y se espera que en los próximos días se comunique eventuales sanciones contra los organizadores del mismo entre los que se encuentran Josep Pàmies y su asociación de plantas medicinales. 

Respuesta de la ‘dolça revolució’

Tanto Josep Pàmies como Dolça Revolució han denunciado las medidas que la Generalitat y el Ministerio de Sanidad  han tomado en las últimas semanas. Los defensores de las pseudoterapias se defienden a través de sus redes sociales, donde han emitido un comunicado en "solidaridad" de ambas partes. 

"Denunciamos que el acoso que están sufriendo no es un hecho aislado, sino que forma parte de una campaña global contra la medicina natural, la agricultura y la alimentación ecológica. Esta campaña intenta silenciar todas aquellas personas y grupos que cuestionan la agroindústira, la industria farmacéutica y el corporativismo médico y que se niegan a obedecer los mandatos de las autoridades cómplices de los diferentes Estados y organizaciones internacionales", relatan en el comunicado.

En esta ocasión las entidades denuncian un "ataque a la  libertad de expresión e información y un intento de persecución de las actividades destinadas a la autogestión de la salud". También recriminan los "excesos de la administración" y reivindican que "es lícito etiquetar las propiedades de las plantas medicinales, aunque ello implique desobedecer la legislación vigente que lo persigue a través de amenazas y sanciones".

Debido a ello, el comunicado finaliza pidiendo la dimisión de la 'consellera' de Salut de la Generalitat de Catalunya, Alba Vergés.