Ir a contenido

Más de 135.000 firmas contra la difusión de pseudociencias para curar autismo

EFE

El Comité para la Promoción y Apoyo de la Mujer Autista (CEPAMA) ha entregado hoy en el Ministerio de Sanidad 136.000 firmas para visibilizar que "la lejía no cura el autismo" y han exigido un compromiso contra la difusión de pseudociencias que ponen en riesgo la salud de las personas con este trastorno.

Carmen Molina, creadora de la iniciativa y miembro del Comité, ha sido la encargada de entregar hoy al Departamento que dirige María Luisa Carcedo las 136.000 firmas recogidas en la plataforma Change.org contra la difusión y venta del clorito de sodio (MMS), un producto químico industrial que se utiliza como lejía industrial, para blanquear papel o limpiar piscinas.

"No es una pseudoterapia al uso que no sirve para nada pero no hace daño y sólo pierdes dinero y tiempo. Este producto tiene unos efectos secundarios muy graves", ha denunciado Molina, que ha subrayado que este compuesto fue declarado ilegal en 2010 por la Agencia Española del Medicamento por su peligrosidad.

Según ha explicado a Efe Molina, inició su petición para detener una charla prevista para el próximo 14 de octubre en Lleida a cargo de Josep Pàmies, principal promotor en España de esta "peligrosa y pseudocientífica iniciativa", si bien ha advertido de que se trata de una "red mundial de venta y promoción del MMS que funciona como una especie de estafa piramidal o secta sanitaria".

Por el momento, el evento del próximo domingo se ha cancelado aunque desde CEPAMA reclaman a las instituciones públicas que intervengan para proteger a los menores con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) que se encuentran en peligro.

"Este es el primer paso, pero hay mucho por hacer", ha dicho Molina, que ha subrayado que los padres son "tan víctimas como los hijos" porque han sido engañados para administrar a los menores ese producto "con la esperanza de que se van a curar".

Los impulsores de estas pseudoterapias coaccionan a los padres, que ante ese temor "no quieren visibilizar" la situación, ha detallado Molina, quien ha insistido: "El autismo no se cura. Ni con lejía ni con nada. No se cura porque no es una enfermedad".