Ir a contenido

PALEONTOLOGÍA

Los humanos modernos se expandieron fuera de África antes de lo que se pensaba

Una falange de 90.000 años descubierta en Arabia Saudí confirma la complejidad de los primeros éxodos

Las principales hipótesis sobre el poblamiento del mundo sostienen que las migraciones empezaron hace 60.000 años

Antonio Madridejos

Restos fósiles de las falanges humanas localizadas en Arabia Saudí. Tienen al menos 85.000 años.

Restos fósiles de las falanges humanas localizadas en Arabia Saudí. Tienen al menos 85.000 años. / IAN CARTWRIGHT

Un equipo de paleontólogos ha descubierto en el desierto de An Nefud, en el norte de Arabia Saudí, la falange fosilizada de un dedo de 'Homo sapiens' con una antigüedad de al menos 85.000 años, probablemente 90.000, lo que confirma que la expansión de nuestros antepasados fuera de África fue anterior y tuvo un mayor impacto de lo que se pensaba hasta hace poco. Con la excepción de unos restos hallados recientemente en Israel, considerado una continuidad geográfica, el pequeño hueso es el más antiguo de nuestra especie localizado fuera de su cuna africana.

La investigación la han coordinado Michael Petraglia, del Instituto Max Planck de Ciencia de la Historia Humana, en Jena (Alemania), y  Huw Groucutt, de la Universidad de Oxford, con la colaboración de colegas alemanes, británicos, saudís, australianos, españoles (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, en Burgos) y canadienses, entre otros. El trabajo se ha publicado en la revista 'Nature Ecology & Evolution'.

Hipótesis principal

La hipótesis principal sobre el poblamiento del mundo sostiene que los humanos modernos no africanos proceden de unos 'Homo sapiens' que se aventuraron a abandonar África hace unos 60.000 años. No fueron los primeros en dejar el continente, puesto que se conocen en Israel diversos yacimientos muy antiguos (de hasta 190.000 años), pero se consideraba que todas las anteriores incursiones 'out of Africa' no tuvieron continuidad. No se consolidaron. Sin embargo, restos muy antiguos localizados en China, Australia y ahora Arabia Saudí muestran la complejidad de los primeros éxodos humanos.  

En el sitio arqueológico de Al Wusta, hoy una depresión en el desierto de Nefud, era hace 90.000 años un lago de agua dulce rodeado de un ambiente de pastizales y con un clima prácticamente monzónico. Así, por ejemplo, además de las falanges humanas se han encontrado mumerosos fósiles de animales acuáticos, incluidos hipopótamos, pelorovis (bovinos extintos emparentados con los búfalos), antílopes acuáticos y caracoles de agua dulce. También se han localizado diversas herramientas de piedra.

Paraje actual junto al sitio arqueológico de Al Wusta, en Arabia Saudí / KLINT JANULIS

Aunque el fósil del dedo mide solo 3,2 centímetros, los investigadores supieron que era una pieza valiosa nada más emerger en los sedimentos. "Fue un golpe de suerte -considera Groucutt-. Casi todos los humanos y animales que alguna vez hayan existido desaparecerán sin dejar rastro". El equipo empleó la tomografía computarizada para construir un modelo del hueso en 3D y luego lo comparó con otros restos humanos y de neandertal de ese mismo periodo.

Cronología

Los resultados mostraron de manera concluyente que el hueso del dedo pertenecía a nuestra especie. "Utilizando una técnica llamada datación por series de uranio, se usó un láser para hacer orificios microscópicos en el fósil y medir la proporción entre diminutas trazas de elementos radiactivos", escriben los investigadores. Estas proporciones revelaron que el fósil tenía 88.000 años de antigüedad, aunque el análisis de los animales asociados y los sedimentos retrasaron finalmente la fecha hasta unos 90.000.

"Este descubrimiento, por primera vez -afirma Groucutt-, demuestra que los primeros miembros de nuestra especie colonizaron una región más amplia del sudoeste de Asia y no solo quedaron restringidos al Levante mediterráneo [Israel, Líbano, Siria, Palestina, Jordania)]. La capacidad de estos primeros pueblos para colonizar esta región arroja dudas sobre la hipótesis de que las primeras dispersiones fuera de África fueron localizadas y no tuvieron éxito".

"El hallazgo coloca a Arabia en el mapa como región clave para entender nuestros orígenes y la expansión al resto del mundo"

Michael Petraglia

Coordinador de los trabajos. Instituto Max Planck, en Jena (Alemania)

Los desiertos modernos fueron alguna vez exuberantes praderas que los humanos pudieron colonizar. "La península Arábiga se considera desde hace mucho tiempo lejos de la etapa principal de la evolución humana. Este descubrimiento coloca firmemente a Arabia en el mapa como región clave para entender nuestros orígenes y la expansión al resto del mundo. A medida que avanza el trabajo de campo, seguimos haciendo descubrimientos notables en Arabia Saudí", concluye Petraglia.

Eso sí, la ocupación de Al Wusta fue relativamente breve, quizá de unos pocos cientos de años, dicen los autores. No se sabe si la población se extinguió o simplemente eligió seguir adelante. Con posterioridad, a partir de hace 60.000 años, los humanos volvieron a llegar a la región.

0 Comentarios
cargando