Proteínas a la parrilla

Restaurante Carnal: la tentación de la carne

Este ‘steak house’ cocina a la brasa piezas de todo el mundo maduradas hasta 150 días, la mayoría de vacuno, aunque también trabaja verduras y pescados

8 restaurantes de Barcelona que te harán temblar las carnes de placer

44 restaurantes nuevos de Barcelona que no te puedes perder | MAPA

Una de las piezas del restaurante Carnal.

Una de las piezas del restaurante Carnal. / MoneoMoneo

Ferran Imedio

Ferran Imedio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Imaginemos que Carnal existe desde hace siglos y siglos; no sería extraño que quien se inventó la expresión "la tentación de la carne" se hubiera inspirado en este restaurante de la calle de Enric Granados, 52. Porque este lugar recogido e intimista (¡qué puntazo las sillas colgantes!) es un festival de piezas de todo el mundo maduradas hasta 150 días que pasa por la brasa de leña de encina Joaquín Ignacio Sánchez, un chef uruguayo formado en el Basque Culinary Center. Hasta 22 platos para carnívoros, sugerencias aparte, hallarás en la carta.

Carnal

Enric Granados, 52. Barcelona

Teléfono: 93.490.94.40

Precio medio (sin vino): 70 €

'Picanha', bife, entraña, lomo bajo, solomillo... Hay donde elegir, básicamente vacuno. Y siempre a la brasa (ni fogones ni horno), salvo algún entrante o los postres. Pero no es un 'steak house' puro y duro porque no tienen problema para asar guisantes o espárragos cuando es temporada.

Un plato frío que merece la pena destacar es el sensacional 'steak tartar' de Black Angus, de los mejores y más originales de Barcelona, con una capa de 'foie mi-cuit' rallado por encima y un punto picante juguetón. Poco más, porque tanto en este plato como en los otros, los aliños son mínimos para realzar el sabor de la carne.

Buenos entrantes junto a unas croquetas de carrillera con emulsión de hierbas antes de atacar una pieza de carne de la raza frisona tan sabrosa como tierna y jugosa. La carne sale de la cocina al punto, pero el comensal puede rematarla a su gusto en las piedras ardientes que ponen en la mesa.

Y si no eres carnívoro, también puedes ir a Carnal porque el pescado de temporada tiene su rinconcito: ahora tienen salmón a la brasa y bacalao negro de Alaska a baja temperatura y al horno de leña. Que también son una tentación.