¿Las vacunas del coronavirus están provocando alteraciones en los ciclos menstruales?

¿Las vacunas del coronavirus están provocando alteraciones en los ciclos menstruales?
5
Se lee en minutos

Desde que comenzaron las vacunas contra el coronavirus, hace ya más de un año, algunas mujeres consultaron a su médico por estar experimentando alteraciones de sus ciclos menstruales.

  • Algunas notaban que sus períodos se alargaban.

  • Otras informaron de tener un sangrado más abundante de lo habitual

  • Otras pasaron a padecer un sangrado doloroso.

  • Incluso algunas mujeres posmenopáusicas, que no habían tenido el período en años, dijeron a su médico que habían vuelto a menstruar.

Ahora, un estudio publicado en la web de la revista mensual Obstetrics & Gynecology viene a confirmar esas sensaciones, y asegura que los ciclos menstruales sí han experimentado cambios en las mujeres vacunadas.

Te puede interesar: Guía para positivos y contactos estrechos: ¿Cuántos días tengo que hacer cuarentena? ¿Y si tengo síntomas?

Análisis confirma las alteraciones en los ciclos menstruales

Lo primero que observaron los investigadores tras un análisis de miles de registros mensuales, es que las vacunadas tuvieron un ciclos menstruales un poco más largos que las no vacunadas.

Sin embargo, esos períodos más largos, que de promedio llegaron a durar casi un día más, no se prolongaron en el tiempo. Y por eso consideran esta alteración del ciclo menstrual como un efecto transitorio, ya que 2 o 3 meses después las mujeres vacunadas recuperaban la normalidad.

Los analistas explican esta alteración del ciclo menstrual con 2 realidades un poco diferentes:

– Por un lado, hacen referencia a una mujer con un ciclo menstrual regular de 28 días, que comienza con siete días de sangrado. Y aunque tras la vacunación comenzaría igual, en muchos casos el ciclo pasaba a durar 29 días.

– El otro caso recogido en el estudio confirma que el retraso fue más pronunciado en las mujeres que recibieron ambas dosis de la vacuna durante el mismo ciclo menstrual. Y asegura que estas mujeres pasaron a tener sus períodos dos días más tarde de lo habitual.

Te puede interesar: ¿En qué trimestre del embarazo es más eficaz la vacuna contra el Covid-19?

¿Es una amenaza a la fertilidad de las mujeres vacunadas?

Uno de los especialistas que se ha manifestado sobre este estudio es el presidente del departamento de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas de la facultad de medicina de la Universidad de Yale, Doctor Hugh Taylor.

– «Esta investigación confirma que hay algo real, tal y como también he venido escuchando en mis pacientes, pero los cambios observados en el estudio no son significativos y parecen ser transitorios».

Por eso, el mismo doctor añade:

– «Quiero asegurarme de disuadir a la gente de esos falsos mitos sobre los efectos de las vacunas en la fertilidad de las mujeres. Porque un ciclo o dos en los que se eliminan los períodos pueden ser molestos, pero no van a ser dañinos desde el punto de vista médico».

Mensaje para las mujeres posmenopáusicas

Se han recogido también numerosos casos de mujeres posmenopáusicas que tras la vacunación experimentaron sangrado vaginal o manchado.

En estos casos los doctores recomiendan a esas mujeres que acudan a su ginecólogo para ser observadas, ya que esa alteración puede ser importante y nadie puede asegurar a priori que esté causada por la vacunación.

¿Qué pasa con las mujeres en edad fértil?

Para estos casos existen, además de este estudio, proyectos de investigación en la Universidad de Boston, en la Facultad de Medicina de Harvard, en la Johns Hopkins, en la Universidad Estatal de Michigan…

Y según confirman varios especialistas:

– «Los hallazgos deberían ser tranquilizadores. Porque la alteración de tener un día adicional es algo normal, y no algo de lo que preocuparse.»

Un análisis de casi 4.000 registros

Los investigadores analizaron los registros de casi 4.000 mujeres que habían seguido meticulosamente su menstruación en tiempo real.

Analizaron los datos de unas 2.400 mujeres vacunadas contra el coronavirus y unas 1.550 que no lo fueron.

Todas eran residentes en EE. UU. De entre 18 y 45 años que habían registrado sus períodos durante al menos seis meses.

Para aquellas que fueron vacunadas, los investigadores examinaron los tres ciclos menstruales antes y después de la vacuna con el objetivo de buscar cambios, comparándolos con una duración similar de seis meses en mujeres que no recibieron una vacuna.

En general, la vacunación se asoció con un cambio de menos de un día completo en la duración del ciclo, en promedio, después de ambas dosis de vacuna, en comparación con los ciclos previos a la vacuna.

El grupo de no vacunadas no experimentó cambios significativos durante los seis meses.

No se recogían en el estudio otras alteraciones de la menstruación, aunque ya están en marcha análisis que incluyen aspectos como si los períodos fueron más abundantes o más dolorosos después de la vacunación.

Conclusiones principales del estudio

La primera de las conclusiones es tan obvia como decir que los hallazgos de este estudio es muy probable que no se apliquen por igual a todas las mujeres.

Algo evidente porque al hablar de promedios incluyen en el análisis desde mujeres que experimentaron un cambio de al menos dos días en su ciclo, hasta algunas que no sufrieron alteración alguna, y otras que después de ser vacunadas tuvieron ciclos que duraron ocho días más de lo habitual.

En cualquier caso, y aunque no está claro por qué el ciclo menstrual podría verse afectado por la vacunación, lo cierto es que la mayoría de las mujeres con períodos regulares experimentaron un ciclo inusual ocasional o un período perdido.

Y lo autores del estudio aseguran que los cambios observados en él no fueron causados por condiciones relacionadas con la pandemia, ya que las mujeres del grupo no vacunadas también vivían en la pandemia y no sufrieron alteraciones.

¿Afectan otras vacunas a la menstruación?

Tampoco se sabe, porque no se ha estudiado, si otras vacunas diferentes afectan la menstruación.

Noticias relacionadas

Y es que los ensayos clínicos de vacunas y terapias generalmente no rastrean los puntos de datos menstruales, a menos que los investigadores estén probando específicamente terapias como anticonceptivos o potenciadores de la fertilidad, o quieran descartar el embarazo.

– «Esperamos que esta experiencia anime a los fabricantes de vacunas y ensayos clínicos de terapias a hacer preguntas sobre el ciclo menstrual, de la misma manera que incluiría otros signos vitales. La información es tan importante como saber que uno puede experimentar dolor de cabeza o tener fiebre como efecto secundario.