Justo antes de volver al Camp Nou

La afición del Barça convivirá con las primeras obras en las escaleras mecánicas de Montjuïc

Montjuïc se adapta a la llegada del Barça: "Ante las adversidades, tenemos que amoldarnos"

Trabajadores de las obras del Camp Nou denuncian "explotación laboral"

Las primeras escaleras de Montjuïc que se prevén sustituir a partir de septiembre de 2024.

Las primeras escaleras de Montjuïc que se prevén sustituir a partir de septiembre de 2024. / MANU MITRU

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Queda aún casi un año entero por delante, pero es muy probable que parte de los aficionados del Barça que suben al Estadi Olímpic a través de las escaleras mecánicas que reptan por Montjuïc tengan que desviarse de ruta para asistir a los primeros partidos de la próxima temporada. Así lo dan a entender los estudios del Ayuntamiento, que planifica cambiar los 22 elevadores que dan acceso a los museos de la montaña y los recintos que alojan eventos multitudinarios, como el Lluís Companys y el Palau Sant Jordi.

Las primeras sustituciones pueden acarrear que, en caso de grandes aglomeraciones, se tarde casi 20 minutos más en atravesar la distancia entre la plaza Espanya y el hogar provisional de los azulgrana. Este tramo puede recorrerse en un lapso de 15 a 30 minutos, según la empresa municipal BSM. La demora es relativamente pequeña pero importante para los que llegan al partido con el tiempo muy justo.

La documentación de la reforma que el consistorio tiene en cartera abordar, con un coste de nueve millones de euros, advierte que el camino a pie hasta el estadio podría hacerse más largo mientras se reemplazan las primeras cuatro escaleras. De no interferir los habituales retrasos de la obra pública, se desinstalarán en septiembre de 2024 para que las nuevas entren en funcionamiento al mes siguiente, en octubre. Para entonces, el club confía estar apurando su exilio antes del retorno al Camp Nou en noviembre del año que viene, cuando el coliseo barcelonista aún estará en reconstrucción

Un informe incluido en el proyecto de puesta al día de las escaleras de Montjuïc concluye que “el peor caso” se podría producir con el inicio de la primera fase de los trabajos de desmontaje y relevo de los elevadores. Según las comprobaciones de BSM, el “incremento de tiempo” tanto para llegar como al salir de los encuentros o los conciertos que suelen programarse en el promontorio rondaría los “19,5 minutos”, por la necesidad de rodear el punto en obras. Esta situación se prolongaría “durante dos meses”, agrega. Cuando se cambien los dos siguientes pares de escaleras, entre octubre y diciembre de 2024, la demora bajaría a 11 minutos y 42 segundos en el supuesto más adverso. 

BSM señala a EL PERIÓDICO que se trata de un "estudio de máximos", no las medias previstas en condiciones normales. Es el cálculo del escenario más desfavorable de encadenarse circunstancias que ralentizaran el paso, por lo que la experiencia habitual para el público será más leve. Además la empresa responde que, de darse esa combinación que pinta más bien excepcional, intervendrá para minimizar molestias.

Las primeras escaleras de Montjuïc, en Barcelona, que se prevén renovar a partir de septiembre de 2024.

Las primeras escaleras de Montjuïc, en Barcelona, que se prevén renovar a partir de septiembre de 2024. / MANU MITRU

Espectadores por hora

El tramo de dos escaleras de subida y dos de bajada por donde comenzará la remodelación da acceso a la zona de aparcamiento del MNAC, uno de los atajos hacia el Estadi Olímpic. BSM calcula que, cuando prestan el máximo rendimiento, ese binomio transporta a 36.804 personas por hora. Para facilitar el tránsito de ida o vuelta del partido, el Ayuntamiento y el Barça contemplan que los elevadores se muevan todos a la vez en dirección ascendente o descendente. En ese caso, las cuatro escaleras en cuestión son capaces de trasladar a 69.672 personas en una hora.

Mientras las primeras queden anuladas, la capacidad de otras vías para absorber espectadores puede ser de 4.032 a 12.000 personas menos por hora, tasa BSM. La evaluación tiene en cuenta las dimensiones de aceras y escaleras convencionales, así como otros elevadores que continuarán en servicio. El proyecto sostiene que el corte de las escaleras mecánicas conlleva “una disminución del flujo de personas que puede acceder a las diferentes instalaciones que hay situadas en el montaña de Montjuïc”, de las que cita al MNAC, el Palau Sant Jordi y el Estadi Olímpic.   

“Este hecho provoca que más personas deban seguir un itinerario alternativo, ya sea utilizando las escaleras convencionales o bien una vía de acceso diferente”, reza el plan. “Provoca que, dada la limitación máxima de capacidad de acceso de personas de estos itinerarios alternativos, haya puntos donde en determinados escenarios, como pueden ser días de espectáculos o partidos de fútbol, se originen cuellos de botella”, previene. 

En todo caso, se ha planificado que, para los diferentes tramos repartidos por el monte, sigan uno o dos elevadores en marcha. “De esta forma, no se afecta tanto a la movilidad de cada tramo y se reducen los cuellos de botella”, apostilla el informe de BSM.

Las primeras escaleras de Montjuïc, en Barcelona, que se prevén cambiar a partir de septiembre de 2024.

Las primeras escaleras de Montjuïc, en Barcelona, que se prevén cambiar a partir de septiembre de 2024. / MANU MITRU

Sin renovar desde las Olimpiadas

Los espectadores suben ahora a Montjuïc del mismo modo que lo hizo el público de las Olimpiadas de hace 31 años. Las escaleras mecánicas que se deslizan por la montaña son todavía ahora las mismas que se colocaron en mayo de 1992, flamantes entonces para los Juegos. El Barça se comprometió a costear el mantenimiento de los elevadores mientras compite en el Lluís Companys. 

El Ayuntamiento programa los primeros trabajos para suplir las escaleras en mayo de 2024. Si no se interponen dilaciones, se sustituirán 12 entre septiembre de 2024 y abril de 2025. Se juzgan prioritarias, ya sea por guardar “mayor afectación a la movilidad” en los eventos que se concentran en la zona, el “número de incidencias de mantenimiento”, “informes de agentes cívicos recibidos” tras acontencimientos masivos o "necesidades de ejecución de la propia obra”, desgrana el plan de trabajo. Entrarán en servicio de forma paulatina a medida que se instalen, a tenor de la planificación.

El Ayuntamiento espera que la renovación completa de las escaleras finalice a principios de 2026. A su vez, el desplazamiento de seguidores culés a Montjuïc lleva al consistorio a destinar 1,72 millones de euros para colocar semáforos en cuatro pasos y un cruce entero, siete cámaras de control de tráfico, dos señales variables de refuerzo de carriles, ocho señales de información variable y otras ocho luminosas.