Vivienda

Enésimo récord de los alquileres firmados en Barcelona: 1.087 euros al mes por un piso

La subida es suave, de casi 10 euros respecto al anterior trimestre, pero muestra que el sector sigue sin tocar techo

Propuestas alternativas del sector inmobiliario para paliar el problema de la vivienda en Barcelona

La Cambra de la Propietat calcula que Barcelona no cumple las condiciones de 'zona tensionada'

Nueve de cada diez pisos de alquiler se ofertan a más de 1.100 euros al mes en Barcelona

Dos mujeres miran el escaparate de una inmobiliaria de Barcelona.

Dos mujeres miran el escaparate de una inmobiliaria de Barcelona. / Manu Mitru

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La progresiva reducción del estoc de vivienda disponible para alquilar en Barcelona sigue impulsando hacia arriba los precios, tal y como vaticinaban los expertos y el sector inmobiliario. Trimestre tras trimestre, los contratos de arrendamiento firmados y registrados oficialmente en el Incasol encadenan nuevos récords. En los tres primeros meses de 2023 han escalado hasta los 1.087,3 euros mensuales, una subida suave, de casi 10 euros respecto a los suscritos a finales del pasado año, pero que muestra que el sector sigue sin tocar techo. Solo tres distritos ofrecen precios medios por debajo de los mil euros.

El último trimestre de 2022 se cerró a una media de 1.077,5 euros, y con la vista puesta en qué sucedería con la ley de vivienda, que pondrá límites a los precios, pero que ha mantenido a muchos inquilinos a la espera del mejor momento para firmar un nuevo contrato. Estaban pendientes de evitar los gastos de agencia (que han pasado a corresponder al propietario) y de beneficiarse de los mencionados topes cuando la ciudad fuese declarada zona 'tensionada', como sucedió ayer.

Esta circunstancia, junto a la menguante oferta (de la que dan fe todos los grandes portales inmobiliarios) ha frenado el número de contratos, que en el primer trimestre fueron 10.890. Una cifra similar a la 2020 (pandemia) y que no se producía desde 2015 (con un total de 40.600 contratos al año). Desde entonces el volumen anual había superado los 50.000, con un récord de 57.158 en 2021, y aún de 48.000 en 2022.

Distritos y metro cuadrado

En estos momentos, para firmar contratos por debajo de los mil euros hay que centrar la búsqueda en Horta-Guinardó (880,86), Nou Barris (762,47) y Sant Andreu (878,54). Entre el resto de distritos, despuntan Sarrià-Sant Gervasi (1.442,4), L'Eixample (1.214), y Gràcia (1.091,7), que ya adelanta por un euro a Les Corts.

De ese modo, el precio medio por metro cuadrado en Barcelona alcanza los 15,66 euros, aunque queda por encima incluso en Ciutat Vella, donde los alquileres no son los más caros de la ciudad por las pequeñas dimensiones de muchas viviendas, pero el precio de cada centímetro vale su precio en oro en algunos barrios.

La superficie media de las viviendas en los contratos de larga duración registrados durante el trimestre ha sido de 72 metros cuadrados.

Cabe destacar que aunque este es el precio de los contratos declarados (con ingreso de fianza) en el Incasol, no incluye posibles contratos por vía privada, ni muchos de los llamados contratos temporales (por menos de un año). Según un estudio realizado recientemente por este diario con datos de los tres grandes portales inmobiliarios, la oferta disponible y anunciada en Barcelona está por encima de los 1.100 euros al mes en nueve de cada diez casos.

Oferta absorbida

Desde la Cambra de la Propietat de Barcelona, su gerente, Òscar Gorgues, señala a este diario que aunque la tendencia sigue al alza no alcanza el 1% de subida, por debajo de la inflación, porque el mercado está llegando al tope que puede asumir una parte de la demanda. No obstante, alerta de que el escaso estoc de la ciudad tiene salida porque la capital catalana mantiene pese a todo precios por debajo de otras grandes urbes europeas.

Y tiene un sector creciente de demandantes de piso (ejecutivos de paso, estudiantes...) que pueden pagar esos precios. En este sentido, Gorgues destaca que otro de los motivos de que los alquileres sigan subiendo es que "están saliendo del mercado los pisos más asequibles", habitualmente en manos de pequeños propietarios que no se sienten seguros ante impagos o las nuevas condiciones que impone la ley de vivienda. Optan por vender o por no seguir invertiendo en inmuebles. Por contra, ha mejorado "la calidad de las viviendas ofertadas", reformadas y con más confort, de manera que los precios están en consonancia.

En este sentido, enfatiza que los índices de precios fijados por el Govern no tienen en cuenta esta circunstancia. Y como ejemplo final subraya que la bolsa de alquiler de la Cambra está en la actualidad casi vacía, con ocho pisos disponibles fuera de la franja más asequible y por encima de los mil euros.