Últimos datos

Barcelona pulveriza su propio récord: los contratos de alquiler alcanzan los 1.066 euros de media

La gran caída de la oferta disponible y la enorme demanda de arrendamientos elevan el precio por encima de los picos de finales de 2019

Un agente coloca un cartel con un piso disponible en una inmobiliaria de Barcelona.

Un agente coloca un cartel con un piso disponible en una inmobiliaria de Barcelona. / RICARD CUGAT

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Alquilar una vivienda en Barcelona ya es más caro y más difícil que en 2019, cuando se batieron récords de precios, que acaban de ser rebasados. Los contratos firmados en el tercer trimestre de este año han alcanzado los 1.066,7 euros mensuales de media, en un escenario de fuerte caída de la oferta, que hace todavía más difícil la búsqueda. Las previsiones no son optimistas, porque el aumento de los tipos de interés, y por tanto del coste de las hipotecas, pueden abocar a muchos compradores a corto plazo a decantarse temporalmente por un alquiler.

La cifra contrasta con el nuevo salario mínimo que ultima el Gobierno, teniendo en cuenta el informe realizado por expertos donde se recomienda elevarlo a entre 1.046 y 1.086 euros. Esta cifra se quedaría todavía muy corta para vivir en urbes como la capital catalana.

El precio medio de los contratos rebasan ya los mil euros en seis de los diez distritos de Barcelona, según los nuevos datos del Incasol, en base a las fianzas depositadas tras su formalización: Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts, Eixample, Ciutat Vella, Sant Martí y Gràcia. La cifra de contratos entre julio y septiembre incluidos alcanzó los 11.967, sin apenas oscilaciones respecto al resto de periodos del año.

Pero sí escalaron sin piedad los precios, que superan los 1.005 euros de media en el tercer trimestre de 2019, y levantaron ampollas sobre la situación de la vivienda. Después, la pandemia la paralización de la actividad y la efímera limitación local de los precios (en los municipios considerados 'tensionados'), alteraron la evolución de las gráficas. Si en 2019 la media de precios anual acumulada fue de 979 euros, en 2020 bajó a 965 y en 2021 a 919 euros. Este año todo apunta a que acabará por primera vez por encima de los mil, tras rozarlos ya antes del verano. Y con un acumulado de 1.009 euros de media en los nueve primeros meses del año.

De momento, el distrito más caro, Sarrià-Sant Gervasi, ha llegado a 1.467 euros de renta mensual, mientras que el más bajo es Nou Barris, a 748 euros (casi 70 euros más que a principio de año).

El gerente de la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona, Òscar Gorgues, argumenta a este diario que no solo hay una "oferta escasa", sino que la alta demanda de pisos de alquiler es muchos casos "sólida y solvente", lo que se ha traducido en un mayor número de contrataciones justo en zonas con precios altos, como el Eixample (también con más oferta, copando el 21,4% de las firmas), la zona alta o puntos del centro. Una situación que alimenta el encarecimiento.

En términos de evolución, el precio de alquiler medio en Barcelona ha subido un 14,41% en solo un año, comparando los mismos trimestres. Si se compara con el cierre de 2019 (antes de la pandemia), el aumento ha sido del 8,98%. Gorgues hace notar que en ese mismo periodo la inflación "ha crecido un 14%".

Falta de pisos

También mantiene que en barrios periféricos hay menos contrataciones porque muchos pequeños propietarios han optado por vender si no podían afrontar inversiones para actualizar las viviendas, o no se sienten seguros respecto a los riesgos de impagos de rentas en algunas zonas.

Además, el tope del Gobierno con aumentos máximos del 2% en las actualizaciones anuales por IPC, ha hecho que no pocos propietarios opten por no renovar el contrato al llegar a su finalización. O lo renegocian con un incremento mayor o lo ponen de nuevo en el mercado con el precio que actualizan, sostiene el gerente de la Cambra de la Propietat, que pone el dedo en la llaga sobre la falta de pisos en las grandes ciudades.

Las plataformas y colectivos movilizados por la vivienda llevan meses alertando de la falta de recursos de muchas familias para acceder a un hogar en Barcelona, y reivindicando nuevas limitaciones a los precios y urgencia de más vivienda social.

Diferencias entre zonas

Con los últimos datos, cabe destacar que Horta-Guinardó, Nou Barris y Sant Andreu tienen los incrementos más bajos, por debajo del 10%, pero que siguen siendo importantes. Al otro extremo, Ciutat Vella, Eixample, Sants-Montjuic y Sarrià-St. Gervasi ostentan las subidas más altas, por encima del 17%, según su análisis.

Las zonas donde se han formalizado menos contratos en esos meses son Les Corts (5,3%), Sant Andreu (5,7%) y Nou Barris (6,1%).

En cuanto a la tipología de pisos, la superficie media en las contrataciones alcanza los 74,35 m2 y el precio por medio cuadrado se sitúa en 14,93 euros. Ello supone un aumento del 12,59% respecto a un año antes.