Alquilar un piso en Barcelona ya supera los 1.000€ de media

Los últimos datos oficiales de contratos firmados muestran subidas en 44 barrios

El piso promedio arrendado en la ciudad cuesta 1.005,8€ y mide 73 metros cuadrados

Escaparate de una agencia inmobiliaria de Barcelona.

Escaparate de una agencia inmobiliaria de Barcelona. / ÀNGEL GARCIA

5
Se lee en minutos
Patricia Castán

Solamente los que buscan piso de alquiler en Barcelona son conscientes de hasta qué punto es complicado encontrar una vivienda en buenas condiciones y en sintonía con los sueldos en la capital catalana. La escalada de precios que comenzó en el 2013 (cuando el promedio de los contratos firmados ese año había bajado hasta 681,6 euros) todavía no se detiene pese a algunos informes que hablan de estabilización de los precios. Los últimos datos del Incasol, basados en las fianzas depósitadas en este organismo de la Generalitat, revelan un nuevo récord, especialmente doloroso porque rebasa la frontera psicológica de los tres ceros: los contratos firmados en el tercer trimestre del 2019 (publicados ayer en su estadística oficial) alcanzaron una media de 1.005,8 euros, a un precio medio de 14,34 euros el metro cuadrado.

El barrio con contratos más caros es Pedralbes, a 1.950€, que cuatriplica al más económico, Ciutat Meridiana, a 532€

Cabe destacar que esta radiografía aporta siempre datos por debajo de los que ofrecen los grandes portales inmobiliarios en internet, pero como se basan en contratos reales y no en precios anunciados, se les otorga un valor de referencia más realista. Con una media por encima de los mil euros en las nuevas contrataciones de julio a septiembre, el Incasol muestra también que los contratos acumulados del 2019 alcanzan de media los 972 euros, a falta de que dentro de varias semanas se hagan públicas las cifras del último trimestre del año.

Asusta también que aunque Idealista, Fotocasa o Habitaclia coincidan en aludir a la estabilización de precios en muchos barrios, o los ligeros aumentos en algunos casos, la realidad de los contratos oficiales (que no incluyen los que se realicen entre particulares sin ser declarados) es que en 44 de los 73 barrios que componen Barcelona han seguido aumentando los precios de lo contratado. Y eso que en seis casos no hay datos estadísticos porque eran insuficientes. En conjunto, en ocho de los 10 distritos ofrecen viviendas más caras. Solo Nou Barris y Sant Martí ostentan bajadas anecdóticas de apenas dos euros.

A la cabeza y la cola

A la cabeza de los precios, figuran como siempre los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y Les Corts, cotizando de media de 1.335 y 1.179,7 euros en el tercer trimestre analizado. Por barrios, el más caro de Barcelona, Pedralbes, galopa hasta los 1.950 euros. En el otro extremo, en la periferia de la ciudad, figura Ciutat Meridiana, donde curiosamente los precios aún se deprimen más hasta los 532 euros mensuales.

Ahondando en cada uno de los distritos, las últimas cifras del Incasol muestran un estancamiento de precios en Ciutat Vella (apenas sube unos céntimos), aunque tres de sus barrios son más caros ahora que a principios de año y por metro cuadrado es el tercer distrito más cotizado de la ciudad, a 15,14. 

El Eixample (1.114,5 euros al mes), por su centralidad y amplia oferta, sigue al alza en todos y cada uno de sus seis barrios (la mayoría menos Sant Antoni y la Sagrada Familia cuestan más de mil euros), aunque tanto en este distrito como en la zona alta se ubican los pisos de mayor tamaño medio, en este caso 81 metros cuadrados. Por ese motivo, es quinto en la ciudad en el precio del metro cuadrado.  

La ciudad reclama limitar los precios; los expertos creen que la medida podría acabar reduciendo la oferta

Sants-Montjuïc también encaja incrementos en todo su territorio menos La Bordeta; Les Corts sube hasta 1.179 euros de media, sin tregua, mientras que Sarrià-Sant Gervasi crece pero no en todos sus barrios. Las subidas también son generalizadas en Gràcia, que ya se acerca a la barrera de los mil euros, y ocupa la cuarta plaza en precios por metro cuadrado;mientras que Horta-Guinardó se encarece pero la mitad de sus barrios sufren ligeras caídas. 

Más singular es el caso de Nou Barris, con los alquileres más económicos pero bajada de precios. Allí, como en Sant Andreu (con leves incrementos), se hallan las únicas y escasas nuevas rentas por debajo de los 600 euros, no obstante la mayoría de la oferta de este distrito está por encima de los 800 actualmente. Una disparidad que afecta también a Sant Martí, donde la Verneda baja hasta mensualidades de 770 euros, mientras Diagonal Mar sigue por los aires, a casi el doble.

Algunas agencias inmobiliarias consultadas coinciden en que la contracción pronosticada en Barcelona hace más de un año choca con una enorme demanda que no deja aflojar los precios. Y aluden al decreto que alargó los contratos de alquiler hasta los cinco años y limitó las condiciones (como solo dos meses de fianza máxima) para proteger al arrendatario. Contra lo deseable, ha hecho que algunos pequeños propietarios duden de arrendar sus inmuebles o se intenten blindar con precios más altos, argumentan.

En Idealista.com, donde sus datos de noviembre muestran una subida del 0,7% Barcelona, van más lejos y opinan que el punto del programa de gobierno de PSOE y Podemos respecto a la limitación de los precios de los alquileres «en lugar de corregir el problema lo hará más grande. Las comunidades y ciudades donde se apliquen estas medidas acabarán teniendo menos oferta, menos transacciones y precios más alto con afloramiento de mercado negro». En su lugar, recetan políticas que impulsen la vivienda pública, estabilidad normativa y tolerancia cero frente a la ocupación, para dar confianza a los arrendadores y aflorar más oferta.

En defensa de la limitación

No obstante, grandes ciudades como Barcelona han abierto una cruzada en defensa de ese límite a los aumentos, que defienden tanto entidades ciudadanas como el Sindicat de Llogaters, como el propio ayuntamiento. Para la alcaldesa Ada Colau esta sería una medida clave -como ha reclamado en innumerables ocasiones- para frenar una tendencia que en Barcelona parece imparable desde hace seis años y está obligando a miles de barceloneses a cambiar de domicilio y de barrio. 

Los precios han subido un 43% desde el 2013,  aunque entonces llevan 5 años de caída continuada

Si se toman como referencia los contratos firmados y notificados en el 2013, el incremento en la capital catalana desde entonces alcanza la friolera del 43%. La vertiginosa progresión  anual ha sido la siguiente: 681euros (media en el 2012), 688, 735, 801, 877, 929 y hasta los 972 acumulados en lo que va de año, pero que en el tercer trimestre ya han sido 1.005.

Noticias relacionadas

No obstante, si se atiende al bajón previo que vivieron los arrendamientos durante la crisis, la subida se matiza. Así, en el 2008 los alquileres ya habían alcanzado los 813 euros de media, que luego se desinflaron cinco años. Tomando como punto de partida el dato de hace 11 años, el auge de los precios hasta hoy sería de algo menos del 20%.

Y no hay que perder de vista un dato relevante, los contratos firmados ese trimestre (12.593) no decaen