Movilidad sostenible

El RACC considera que el bicibús es una "anécdota no escalable"

El presidente de la entidad pone en duda que el consistorio deba destinar recursos policiales todos los viernes para proteger a las distintas comitivas de familias ciclistas

El bicibús de Sarrià-Sant Gervasi, el viernes 17 de junio, avanzando por Via Augusta

El bicibús de Sarrià-Sant Gervasi, el viernes 17 de junio, avanzando por Via Augusta / FERRAN NADEU

1
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El RACC ha presentado este martes el cuarto barómetro de la movilidad ciclista en Barcelona y era una buena ocasión para preguntarle a su presidente, Josep Mateu, qué opinión le merece el bicibús, que ya está presente en cinco de los 10 distritos de la ciudad. El responsable de la entidad no he escurrido la cuestión. Más bien lo contrario, y ha dado un punto de vista muy similar al que el pasado noviembre aportó la teniente de alcaldesa de Movilidad, Laia Bonet, en una entrevista en Betevé. En resumen: es un fenómenos que no se puede perpetrar, que no es "escalable".

"No podemos pretender que cada viernes haya personas participando en el bicibús con protección policial delante y detrás; no podemos tener a la Guardia Urbana con estas cosas cada viernes", ha sostenido. Mateu ha considerado que este fenómeno, iniciado hace año y medio en la escuela Santa Isabel de Sarrià pero popularizada poco después por las las líneas de un buen puñado de colegios del Eixample, es "una cosa anecdótica", aunque ha señalado que el RACC todavía no lo ha "estudiado a fondo". "Incluye un gasto municipal que no se puede generalizar y habrá que ver de qué manera se plantea" de cara al curso que viene. "No es un escalable", ha concluido.