Previstas unas 30.000 personas

El BBF, en el aire: Sant Adrià deniega la licencia y la Generalitat desliza que se celebre

La Generalitat apuesta por la celebración del evento, a pesar de que descarga la responsabilidad de las medidas de seguridad en el Ayuntamiento

Preparativos del festival Beach, el 1 de julio de 2022

Preparativos del festival Beach, el 1 de julio de 2022 / ELISENDA PONS

4
Se lee en minutos
Manuel Arenas
Manuel Arenas

Redactor

Especialista en historias locales, audiencias e información del área metropolitana de Barcelona y reporterismo social

Escribe desde área metropolitana de Barcelona

ver +

El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs (Barcelonès) ha denegado la licencia de actividad al Barcelona Beach Festival (BBF) un día antes de su inicio. El evento, que preveía acoger a unas 30.000 personas, tenía confirmados reconocidos DJ de la talla de Armin Van Buuren o Dimitri Vegas & Like Mike.

La negativa municipal se debe a la falta de un informe preceptivo, según la Ley 3/2010, de los Bombers de la Generalitat, que alegan no haber dispuesto del tiempo suficiente para elaborarlo con toda la información necesaria debido a que la promotora del festival, Live Nation, presentó la documentación para solicitar el informe fuera de plazo, el 22 de junio, cuando debía haberlo hecho antes del 10 de junio.

A pesar de no haber emitido el informe preceptivo, la Direcció General de Prevenció, Extinció d'Incendis i Salvaments de la Generalitat, responsable del citado informe, ha comunicado, en un correo al Ayuntamiento de Sant Adrià al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, que si las condiciones técnicas del festival "son las mismas" que las ediciones anteriores, "podemos asumir que se garantizan las condiciones de seguridad en caso de incendio", aunque a su vez descarga en la Administración local la responsabilidad de la "verificación documental de la coincidencia" de las medidas de seguridad.

Correo Bombers BBF.

/ Correo Bombers BBF.

La alcaldesa de Sant Adrià de Besòs, Filo Cañete, explica que "la Ley determina que ese informe es necesario, pero nosotros no tenemos competencias para realizarlo". "Si pasara algo durante el festival y no tuviésemos ese informe, podríamos incurrir en responsabilidad penal; mi deber es preservar la seguridad de la ciudadanía, que debería poder acudir al festival con garantías", reafirma Cañete justificando la denegación municipal de la licencia.

La promotora Live Nation, por su parte, ha emitido a última hora de la tarde un comunicado, afirmando que corresponde al municipio solicitar el informe y anunciando una querella. La alcaldesa de Sant Adrià, Filo Cañete, reconoce "no tener constancia" de que la promotora haya cancelado el festival oficialmente, a pesar de que los servicios municipales de Sant Adrià han precintado la maquinaria y los altavoces previstos para el festival.

¿Podría llegarse a celebrar el festival? "Sólo si rompieran los precintos que hemos puesto, caso en que levantaríamos acta de lo ocurrido", señala la alcaldesa Cañete.

La Generalitat le pasa la pelota a Sant Adrià

El director general de Prevenció, Extinció d'Incendios y Salvaments, Joan Delort, ha opinado este viernes que no hay ningún motivo que impida celebrar este sábado el festival de música Barcelona Beach Festival en el Parc del Fòrum si no hay "ninguna anomalía grave". Según Delort, la situación se ha dado previamente en otros ayuntamientos y, si no se encuentra ninguna anomalía grave, se puede seguir tramitando la licencia aunque falte el visto bueno definitivo de Bombers.

La alcaldesa de Sant Adrià, Filo Cañete, insiste: "La responsabilidad no puede recaer sobre nosotros porque no tenemos competencias para realizar el informe vinculante", apunta la edil, que admite haber "agotado todas las posibilidades hasta el último momento".

Según Delort, técnicos del Servei de Prevenció de la Generalitat han hablado con miembros del Ayuntamiento de Sant Adrià y les han dicho que respecto a expedientes de años anteriores tramitados para la misma actividad, se han introducido modificaciones instadas por el consistorio para mejorar las condiciones de celebración, flujos de acceso y desalojo de personas y vehículos asistentes.

Por todo ello, el director general opina que, "respetando el ámbito competencial municipal" de seguir tramitando o no la licencia de actividad, "en estos momentos no hay motivo que lo impida", salvo si los servicios municipales conocen alguna "anomalía grave no subsanable en la planificación y/o previsión de ejecución", de lo cual Bombero aseguran no tener conocimiento.

El precedente del Primavera Sound

A mediados del pasado mes de junio, la ciudad de Sant Adrià de Besòs también estuvo implicada en una disputa con un festival, en aquel caso el Primavera Sound. Debido a las aglomeraciones vividas los días del acontecimiento, Gabi Ruiz, codirector del Primavera Sound, acachó los amontonamientos a que el Ayuntamiento de Sant Adrià había denegado el permiso para un aforo de 30.000 personas "en el último momento", lo que habría sobrecargado la zona del Fòrum.

Noticias relacionadas

La alcaldesa de Sant Adrià de Besòs, Filo Cañete, negó entonces que su ayuntamiento hubiera recortado a la mitad el "supuesto" aforo de 30.000 personas en el recinto del Fòrum, ya que, según aseveró la edil, "en ningún momento" el consistorio había permitido un aforo de 30.000 personas. De hecho, de cara a ediciones futuras, "no pensamos incrementarlo, sino en todo caso disminuirlo", adujo la alcaldesa.

En aquella ocasión, Cañete criticó que las declaraciones de los promotores fueran "una manera de eludir las responsabilidades propias de la organización y de proyectar los problemas en otro", y mostró su malestar por apuntar "contra el eslabón más débil". "Es más fácil ir contra una ciudad de 37.000 habitantes que contra Barcelona", concluyó.