La alcaldesa Sant Adrià niega que se redujera el aforo permitido del Primavera Sound

  • La edil sostiene que la capacidad máxima ha sido siempre de 15.000 personas

La alcaldesa Sant Adrià niega que se redujera el aforo permitido del Primavera Sound
1
Se lee en minutos
El Periódico

La alcaldesa de Sant Adrià de Besòs, Filo Cañete, ha negado este domingo que su ayuntamiento hubiera recortado a la mitad el "supuesto " aforo de 30.000 personas en el recinto del Fòrum, para la celebración del Primavera Sound, que, según la organización del festival, les era permitido. Cañete ha aseverado que "en ningún momento" el consistorio había permitido uno de 30.000 y que, para ediciones futuras, "no pensamos incrementarlo, sino en todo caso disminuirlo"

En declaraciones este domingo a RAC-1, Cañete ha salido al paso de las críticas vertidas ayer por Gabi Ruiz, codirector del Primavera Sound, que achacaba las aglomeraciones vividas los días del festival a que el Ayuntamiento de Sant Adrià "en el último momento" había denegado el permiso para un aforo de 30.000 personas, lo que sobrecargó la zona del Fòrum de Barcelona.

Eslabón más débil

Hoy, Cañete ha criticado que esas declaraciones son "una manera de eludir las responsabilidades propias de la organización y de proyectar los problemas en otro", y ha mostrado su malestar por el hecho de que se apunta "contra el eslabón más débil". "Es más fácil ir contra una ciudad de 37.000 habitantes que contra Barcelona", ha dicho.

"No es cierto que hayamos recortado absolutamente nada, nosotros hemos mantenido lo que nos comprometimos, que era un aforo de 15.000 personas", ha dicho la alcaldesa, que ha explicado que el Primavera "vio incrementadas sus expectativas" y el jueves previo al inicio del festival solicitó ampliar el aforo a 30.000 personas, pero "eso no se soluciona en dos días", ha advertido.

Presión del sector privado

Noticias relacionadas

Cañete ha considerado que los organizadores del festival tienen un interés privado y "harán lo imposible por defender su actividad". "No quiero utilizar el término 'chantaje', pero sí que presionan, y la administración pública está para velar por el interés general", ha señalado.

La alcaldesa ha asegurado que desconoce los términos del acuerdo al que el festival ha llegado con el Ayuntamiento de Barcelona para mantenerse en la ciudad cinco años más, pero ha anunciado que "nosotros no pensamos en incrementar, sino en todo caso en disminuir el aforo en Sant Adrià".