540 millones gastados

Las obras de la nueva estación de La Sagrera ya están al 60%: estas son las claves de la gran construcción

Constará de tres niveles y circularán trenes de AVE, Metro, Rodalies y regionales

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha visitado este lunes las actuaciones

Render que muestra cómo quedará la futura estación de La Sagrera de Barcelona

Render que muestra cómo quedará la futura estación de La Sagrera de Barcelona / Barcelona Sagrera Alta Velocitat

3
Se lee en minutos
El Periódico

Las obras del nodo ferroviario de La Sagrera, infraestructura que será tan relevante para Barcelona como lo es ahora la estación de Sants, se han ejecutado en aproximadamente un 60 % y tienen el año 2025 como primera meta, pues para entonces la circulación de trenes planificada debería funcionar con normalidad.

Así lo ha dicho a los periodistas tras una breve visita a estas actuaciones en marcha la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, a quien han acompañado la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Maria Eugènia Gay.

Inversión a gran escala

Con unas primeras obras licitadas ya en el 2010, La Sagrera tendrá un coste total de 920 millones de euros, según datos aportados por la ministra, de los que ya se han ejecutado 540. Cuando esté a pleno rendimiento verá pasar a unos 50 millones de pasajeros al año.

Exterior de las obras de la futura nueva estación de La Sagrera

/ ACN

Aunque ha rehusado señalar una fecha concreta de finalización de las obras, sí ha apuntado que en el 2025 la circulación por este centro intermodal -con Metro, AVE, Rodalies y regionales- debería estar normalizada, aunque todavía sin parada en La Sagrera. La finalización de la nueva estación, de la que ya se puede ver el esqueleto, será posterior.

Así se distribuirán sus tres pisos

La Sagrera constará de tres niveles: por el inferior circularán trenes de Rodalies y Regionales, con 8 vías y 4 andenes por sentido, de 240 metros de longitud y 11,8 metros de ancho.

En diciembre de 2020 ya se puso en marcha el túnel que conecta las líneas Barcelona-Mataró (R1) y, a partir de finales de este año 2022, funcionará el túnel de las líneas Barcelona-Granollers-Girona (R2 y R11). La puesta en funcionamiento de este último túnel requerirá de 12 semanas de paralización del servicio, a contar a partir de finales de agosto.

En el nivel intermedio habrá dos aparcamientos para hasta 1.500 vehículos, una zona para taxis y el acceso a una nueva estación de autobuses interurbanos.

Por otro lado, en el nivel superior se situarán las líneas de alta velocidad: 8 vías con 4 andenes de 400 metros de longitud y 12 metros de ancho.

Render que muestra cómo quedará la futura estación de La Sagrera de Barcelona

/ Barcelona Sagrera Alta Velocitat

A esta estructura base hay que sumar una área para operaciones y logísticas de trenes de alta velocidad, la conexión con las líneas L4 y L9/L10 de Metro y la construcción de un parque urbano en la superficie de 38 hectáreas y 3,7 kilómetros de longitud, que permitirá conectar los barrios ahora divididos por la cicatriz de las vías.

Unos kilómetros más allá se situará la nueva estación de Rodalies de Sant Andreu, que se conectará directamente con La Sagrera, y las actuaciones en La Sagrera también contemplan la construcción del nuevo colector de Rambla Prim, de casi 500 metros de longitud.

Render que muestra cómo quedará la futura estación de La Sagrera de Barcelona

/ Barcelona Sagrera Alta Velocitat

Obras con "ritmo acelerado"

Sánchez ha destacado que, cuando el Ejecutivo de Pedro Sánchez tomó posesión en el 2018, había "muchos deberes administrativos pendientes" y ha asegurado que, a partir de esa fecha, "el ritmo de trabajo se ha acelerado" y así seguirá siendo en los próximos meses.

Ha añadido que el impulso dado a estas obras también se explica por los fondos Next Generation, de los que el Ministerio destinará más de 1.000 millones a Catalunya, 750 en especial para el ferrocarril.

Noticias relacionadas

Janet Sanz, por su parte, ha dicho que después de que estos trabajos en La Sagrera hayan "cogido ritmo" en los últimos meses ahora este nodo ferroviario debe empezar a "tomar forma": "Lo necesitamos con urgencia, porque estamos en situación de emergencia climática" y toca reducir la contaminación en la ciudad, que provoca unas 1.000 muertes prematuras cada año.

La unión temporal de empresas que trabaja en las obras de La Sagrera está compuesta por Dragados, Comsa, Acciona y Sorigué.