HISTORIAS METROPOLITANAS (21)

Un gran parque junto al mar para saldar la deuda ecológica con la Barcelona más empobrecida

Las icónicas chimeneas de Sant Adrià, en una imagen de agosto del 2021.

Las icónicas chimeneas de Sant Adrià, en una imagen de agosto del 2021. / JORDI COTRINA (EPC)

  • Una plataforma ciudadana formada por entidades del Baix Besòs reivindica convertir los terrenos junto a las Tres Xemeneies del Besòs en una gran zona "renaturalizada". Se oponen al PDU que plantea levantar 1.844 viviendas.

4
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

Por un lado se trata de una de las zonas más empobrecidas del área metropolitana. Los últimos trabajos publicados por el Institut d'Estudis Regionals i Metropolitans (IERMB) señalan que el 70% de los barrios con mayor vulnerabilidad del AMB están en la riba del Besòs. Por el otro, en aparente contradicción, este históricamente machacado territorio, patio trasero de la capital catalana, cuenta con un inmenso terreno por construir (o no, he ahí la cuestión) en primera línea de mar, a la entrada de la codiciada Barcelona, el sueño de cualquier gran promotor inmobiliario. De qué manera lo segundo podría ayudar a revertir lo primero es algo a lo que los vecinos organizados de la zona llevan tiempo dándole vueltas, y este domingo salen a la calle para defender la conclusión a la que han llegado: el espacio debe convertirse en “el gran parque litoral del Besòs”. 

El presidente de la asociación ecologista Els Verds de Badalona, Francesc Alfambra -"no tenemos nada que ver con el partido, nosotros estábamos antes", se presenta para despejar cualquier atisbo de duda- explica que la Entesa per a un gran parc litoral al Besòs -como han bautizado a la joven plataforma convocante de la acción festiva de este domingo-, cuenta con el apoyo de 40 entidades. "Coincidimos en el proceso participativo que el Consorci del Besòs organizó para el PDU de Les Tres Xemeneies. Miembros de varias entidades de Sant Adrià y Badalona [los municipios afectados], vimos que el proceso estaba completamente dirigido y decidimos organizarnos para redactar las alegaciones juntos. Preguntaban cosas como si queríamos los pisos verdes o azules, cuando la cuestión es que no queremos pisos", resume Alfambra.

"Si no aceptan nuestras alegaciones, como todo parece indicar que pasará, estamos decididos a denunciar, como hicieron los compañeros de L'Hospitalet, que ganaron en los tribunales, pero no lo podemos hacer hasta que esté aprobado definitivamente", prosigue el activista indignado con "el relato oficial, que habla de un proceso participativo modélico del que salió un proyecto de consenso".

Los municipios han aprobado la desprotección de las chimeneas para poder edificar en la zona

"En lo que hubo consenso es en reducir el número de pisos planteadas inicialmente y lo que han hecho es incrementarlo, de 1.719 a 1.844 pisos. Una pantalla de hormigón de 30 bloques", añade el vecino, quien admite la pequeña victoria de la ampliación de un kilómetro del parque. Pero desde la Entesa quieren mucho más. "No es una cuestión de reivindicar aquí la arcadia perdida, pero el país tiene una deuda ecológica pendiente con Badalona y Sant Adrià", añade.

El manifiesto vecinal deja claras sus peticiones: "Desaparecida la industria costera entre la desembocadura del Besòs y el puerto de Badalona, ha llegado el momento de reivindicar la renaturalización de nuestro frente litoral. Es necesario descontaminar la zona y compensar la gran presión que la elevada densidad urbana del Baix Besòs produce sobre el medio natural así como la contaminación atmosférica que generan las centrales de ciclo combinado y la incineradora de residuos urbanos que se encuentran justo al otro lado de la desembocadura".

"Delimitar y ordenar"

El PDU contra el que la plataforma se posiciona plantea "delimitar y ordenar un sector de nueva ordenación de unas 32 hectáreas situadas en el litoral metropolitano de Barcelona, en la franja que queda entre la vía del ferrocarril y el mar y desde la desembocadura del río Besòs en Sant Adrià hasta el final del espacio de las Tres Xemeneies".

Otra de las denuncias de la Entesa es la modificación de la protección de las tres chimeneas, peleada y ganada con la declaración de Bien Cultural de Interés Local (BCIL) gracias a la lucha vecinal. "Con lo que costó blindarlas, los ayuntamientos las han desprotegido para poder construir un edificio entre ellas", indican los críticos con el proyecto, que consideran "una gran operación de especulación urbanística, la típica vieja política del gran hormigón, sobre 32 hectáreas en la primera fase y un cheque en blanco sobre otras 85,4 en la segunda".

"Una nueva vida"

Sobre esa desprotección patrimonial, desde la Generalitat responden a este diario que los municipios han modificado la BCIL "para facilitar que las tres chimeneas tengan una nueva vida".

En cuanto al incremento del número de viviendas previstas, la misma voz del Departament señala que "habrá que ver el documento que se apruebe provisionalmente para saber cómo queda este dato". Sobre cuándo podrá verse ese documento, la misma voz afirma que "legalmente no tienen un plazo determinado para hacer esa aprobación".

Noticias relacionadas

La Entesa tiene claro que aprovechará ese tiempo para seguir defendiendo el gran parque que sueñan, plasmado en su página web en el bonito dibujo de la artista local Judith Themistanjioglus. "En el actual contexto de emergencia climática, necesitamos espacios resilientes que mitiguen y adapten nuestras ciudades a los fenómenos climáticos cada vez más extremos", insisten los vecinos.

Modelo de ciudad

Igual que en otras grandes operaciones urbanísticas en el área metropolitana -en Gavà o en L'Hospitalet- uno de los principales argumentos de los municipios para defender la construcción de más bloques es la evidente necesidad de vivienda pública. Según la actual información pública del PDU el 40% de los 1.844 pisos que podrían levantarse tendrían algún tipo de protección. Frente a ese argumento, los vecinos organizados tiene clara su respuesta: "Sant Adrià es la ciudad más deficitaria de Catalunya es espacios verdes. Si quieren hacer vivienda social, que coincidimos en que es muy necesaria, que abran los miles de pisos vacíos que tienen contabilizados", concluyen convencidos.