Urbanismo

Las obras de conexión del tranvía en Barcelona empezarán el 7 de marzo

El Tram circulará hasta el paseo de Sant Joan, según cálculos del ayuntamiento, a principios de 2024, y luego empezará la siguiente fase hasta el Cinc d'Oros

Un tranvía se para en un semáforo, en la plaza de les Glòries.

Un tranvía se para en un semáforo, en la plaza de les Glòries. / MANU MITRU

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Casi 20 años después de que el Trambaix y el Trambesòs se pusieran en funcionamiento, y a pesar de que la unión de los dos tranvías ya se contemplaba en los planes originales, no será hasta el 7 de marzo de 2022 que Barcelona empezará a creer que la conexión ferroviaria de las dos líneas a través de la Diagonal es una realidad. Para entonces está previsto que empiecen los trabajos en varios puntos del tramo, de manera que se allane el camino para que las vías vayan ganando terreno en esta primera fase hasta la plaza de Jacint Verdaguer. Empezarán las afectaciones del tráfico propias de cualquier obra en la vía pública, aunque en la avenida, donde ya hace meses, desde noviembre de 2020, que se convive con los trabajos en el colector subterráneo, no está previsto que la cosa cambie demasiado. Si todo va según lo previsto, el tranvía debería circular entre Glòries y Sant Joan a principios de 2024.

Noticias relacionadas

Los primeros trabajos, cuatro de los nueve lotes, centrados en la obra civil, con un importe de 46 millones de euros más IVA, ya se adjudicaron el pasado diciembre. Se trabajará a partir del 7 de marzo, según ha anunciado en el programa 'Bàsics' de Betevé la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, en cinco tramos distintos, donde no está previsto que la movilidad, según avanza el consistorio en un comunicado, cambie de manera substancial. En Glòries se ocuparán espacios por los que circulan vehículos. Tampoco está previsto afectar al tránsito de bicis o peatones. Sí se desviará la circulación de una línea de bus, que se trasladará a la calle de Badajoz. Entre Castillejos y Marina se ocupará la calzada lateral y se retirarán las hileras de aparcamiento. También se cortará un carril por sentido y más adelante se procederá a repavimentar la rambla central, pues el tranvía irá por los laterales hasta el cruce entre Aragó, Diagonal y Marina.

Las alternativas

En este punto se habilitará un carril adicional en Aragó, entre Marina y Sardenya, de manera que los que suban por Marina estarán obligados a seguir recto o desviarse por Aragó, pero no podrán acceder a la Diagonal, que estará cortada por las obras. Sí podrán acceder los viandantes y los ciclistas. Entre Sardenya y Sant Joan se cerrará el tráfico de Roger de Flor a Sardenya, pues el resto de avenida ya tiene el tráfico restringido por las obras del colector. Se mantendrán los laterales abiertos, con cortes puntuales. En resumidas cuentas, y es un mensaje que sirve ahora y cuando el tranvía esté terminado, el vehículo privado haría bien en buscar alternativas como Gran Via, València, Aragó o Mallorca.