Transporte público

El bus de Barcelona irá a la huelga el 17 de febrero para exigir la dimisión de Laia Bonet

La plantilla reclama el cese de la presidenta de TMB, que ya se ha disculpado, por el incidente, que no fue tal, de un conductor de la H16 y dos jóvenes viajeras

Laia Bonet, concejala de Movilidad y presidenta de TMB

Laia Bonet, concejala de Movilidad y presidenta de TMB / Joan Cortadellas

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El 17 de febrero, diez días antes de que se inaugure el Mobile World Congress, Barcelona tendrá una huelga de autobuses resplada por todos los sindicatos representados en el comité de empresa de la compañía de TMB que gestiona el subterráneo de la ciudad. Si lo habitual es la negociación del convenio colectivo -que si la consolidación de plazas provisionales, que si la discusión sobre las categorías, que si el porcentaje de aumento de sueldo-, en este caso el epicentro de la indignación es el incidente en el que se vio involucrado el conductor de la línea H16 al que en primera instancia se acusó de tener encerradas en el vehículo a dos viajeras de 12 y 18 años. Días más tarde, la propia TMB dio la razón al empleado, que aseguró que no habían solicitado la parada. La presidenta de la empresa, la concejala socialista Laia Bonet, dio por buena la versión de las denunciantes. Y se abrió la caja de Pandora que tendrá su clímax en este parón laboral. Por todo ello, la plantilla reclama su dimisión.

Noticias relacionadas

El comité de empresa acusa a la también concejala de Movilidad de sumarse al "escarnio público" del conductor antes de que concluyera la investigación interna que determinó que había actuado de manera correcta. Del mismo modo, los sindicatos piden el cese de la alcaldesa, Ada Colau, y de la líder del grupo municipal de Junts, Elsa Artadi, que en su momento calificaron los hechos de "gravísimos" y reclamaron "identificar y expedientar" al conductor. La protesta, por cierto, servirá también para reclamar el retorno de los 25 millones de euros que la empresa ha dejado de pagar a la plantilla en los últimos 18 años y para reivindicar la jubilación a los 60 años. Sobre el dinero, la empresa se ha comprometido a devolverlo. La discusión está en los plazos.

"Afecto y apoyo"

Bonet, a través de una entrevista publicada en la revista corporativa de TMB, ha pedido disculpas al conductor "injustamente acusado", al que expresa todo su "afecto y apoyo". La presidenta de TMB se posicionó a favor de la familia de las niñas, asegurando lo siguiente: "No permitiremos que un hecho similar vuelva a suceder en el transporte público". La concejala dice ahora que "la expresión del tuit no fue la acertada" y anima al trabajador a "seguir con la buena labor desempeñada durante una trayectoria impecable de más de 20 años". La disculpa, por el momento, no basta para evitar la huelga.