Emergencia social

La Diputación de Barcelona invierte 2,3 millones en mejorar 13 barrios vulnerables

El objetivo es empoderar a los vecinos para que ayuden a transformar su entorno territorio

Imagen del barrio de Sant Ildefons de Cornellà

Imagen del barrio de Sant Ildefons de Cornellà / JORDI OTIX (EPC)

7
Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

Especialista en arte, patrimonio, arquitectura, urbanismo y Barcelona en toda su complejidad

Escribe desde Barcelona

ver +

La Diputación de Barcelona invertirá 2.3 millones de euros anuales entre 2021 y 2023 en el programa ‘Barris i Comunitats: motors de transformació social', uno de los 21 proyectos transformadores con los que el ente supramunicipal pretende dar respuestas a los retos sociales globales. Y una iniciativa, en este caso, que busca la transformación integral de áreas urbanas especialmente vulnerables a partir de reducir las desigualdades y promocionar la convivencia inclusiva, la participación y la cohesión social a través del empoderamiento vecinal y el refuerzo de las alianzas sociales. Para ello recupera el espíritu de la histórica ley de barrios pero con un cambio de foco. Si durante años, el objetivo de las inversiones fue marcadamente urbanístico para mejorar el espacio público, la creación de equipamientos y la rehabilitación arquitectónica; ahora las partidas tienen un claro acento social. Se trata de poner las personas en el centro y dotarlas de las herramientas necesarias para convertirse en activos de transformación de su propio territorio. 

Lluïsa Moret, presidenta del área de Igualdad y Sostenibilidad Social de la diputación, lo explica con un ejemplo: en los barrios con más carencias, las viviendas suelen tener problemas estructurales y de eficiencia energética, para optar a ayudas de las administraciones para solucionar dichos problemas es indispensable tener constituida la comunidad de vecinos, y en muchos de estos barrios no existen. "La idea es crear los espacios y las situaciones sociales adecuadas para que estas comunidades se empoderen y puedan recibir otros recursos que mejoren su calidad de vida. Se trata de trabajar coordinadamente desde la lógica de las alianzas, sumar y no duplicar". Esta es una de las muchas acciones que recoge el programa, pero hay otras, como trabajar con la gente mayor con la soledad no deseada o con los jóvenes para mejorar sus oportunidades. En total son 13 iniciativas que se desarrollarán en 13 barrios con grandes déficits sociales y económicos de otros tantos municipios de la demarcación de Barcelona.

Uno de los rincones de Ca n'Anglada, barrio de Terrassa.

/ RAMON NAVARRO RIQUELME

Cambios demográficos

Las áreas a invertir son aquellas que la diputación, conjuntamente con los ayuntamientos, ha detectado que concentran una mayor segregación y numerosas situaciones extremas de vulnerabilidad -social, económica, residencial y urbana-. Y que suelen coincidir con barrios que en los últimos años han sufrido grandes cambios sociodemográficos que han generado problemas que superan, en todas las ocasiones, la capacidad de acción de los ayuntamientos. Moret apunta que "aunque el método es común, las intervenciones están hechas a medida en función de las realidades sociales y necesidades de cada barrio". En algunos casos se refuerzan proyectos ya existentes, y en otros se han creado acciones completamente nuevas e inéditas. Pues no son zonas en las que se parte de cero, sino que se trata de barrios en los que ya se ha intervenido previamente porque se han identificado por los municipios como "objetos de acción". Es el caso de La Salut (Badalona), Sant Ildefons (Cornellà de Llobregat), Sant Cosme (Prat de Llobregat), Les Planes (L’Hospitalet de Llobregat), Pare Ignasi Puig - El Xup (Manresa), Cerdanyola (Mataró), Les Torres (Rubí), Torre-Romeu Batega (Sabadell), Camps Blancs (Sant Boi), El Fondo (Cornellà de Llobregat), Ca n’Anglada (Terrassa), Eixample Centre (Viladecans) y El Tacó (Vilanova i La Geltrú).

Lo presupuestado para el año en curso es de 2.340.000 euros -de los cuales 2.247.700 corresponden a subvenciones mediante un fondo de prestación- que se repartirán entre los 13 municipios, todos con más de 65.000 habitantes, a raíz de 172.900 euros por cabeza. La elección de los barrios afectados se ha basado en un índice de vulnerabilidad realizado por la diputación a partir de aspectos como la tasa del paro, el nivel de ingresos, la población migrada y la tasa de escolarización, entre otros, de dichas zonas. La intención del ente supramunicipal es continuar con el proyecto durante los venideros 2022 y 2023 con el mismo presupuesto anual. Y ampliarlo a otros municipios en un futuro. Pues “la voluntad es conseguir el empoderamiento de los vecinos, trabajar desde una lógica comunitaria. La idea es que los barrios, a parte de las familias, son los espacios de seguridad vitales más importantes”, sostiene Moret por lo tanto se persigue “recuperar el papel de la comunidad y, conseguir que los ciudadanos de estos barrios tengan la percepción de que estas comunidades son protectoras y que estas , comunidades donde se sientan acogidos, activos y que tengan un papel, junto con la administración local, transformador”, concluye la diputada y alcaldesa de Sant Boi de Llobregat.. 

La Salut (Badalona)

El proyecto plantea una prueba `piloto centrada en el diagnóstico de 75 comunidades de vecinos a tres niveles: convivencia, situación de los suministros de las fincas y la capacidad organizativa vecinal.

Sant Ildefons (Cornellà de Llobregat)

El objetivo general del proyecto es progresar en las condiciones de equidad y cohesión social, mejorar la calidad de vida y las relaciones de convivencia para incrementar las oportunidades colectivas e individuales.

Sant Cosme (El Prat de Llobregat)

El programa se orienta a la mejora de los indicadores demográficos, culturales, sociales y económicos, y a promover las relaciones de convivencia tanto en los espacios públicos como en las comunidades de vecinos.

El Xup (Manresa)

El programa pretende reducir factores de exclusión social, particularmente en aspectos como la brecha digital, las debilidades relacionales y la fragilidad en materia de salud mental y equilibrio emocional.

Cerdanyola (Mataró)

Es un proyecto de nueva concepción que se define por hacer confluir las diferentes acciones intersectoriales e interseccionales en materia de inclusión social alrededor de L’Espai Gatassa, actualmente formado por un centro cívico i un 'casal' para la tercera edad.

Les Torres (Rubí)

La finalidad es la (re)vinculación de aquellas personas que se hallan en situaciones de vulnerabilidad y riesgo de exclusión social, y que tienen poca formación y/o dificultades de inclusión laboral.

Torre-Romeu (Sabadell)

.En clave de salud comunitaria, se plantea la creación de un grupo de mujeres para que se conviertan en agentes comunitarias de salud: y con el IES La Serra se promueve el proyecto Som Adolescents (cursos 2º y 3º de ESO), sobre sexualidad consciente y saludable. 


Camps Blancs (Sant Boi de Llobregat)

Proyecto que incluye dos acciones que se referencian en una estrategia a 10 años vista. Por un lado, la intervención Comunitats al barri de Camps Blancs tiene el propósito de acompañar en el proceso de constitución de comunidades de propietarios; y por otro lado, la acción Districte Sud Pool Cultural responde a la voluntad de aumentar la accesibilidad, la participación y la formación en pautes de inclusión educativa y cultural desarrolladas en equipamientos y en el espacio público.

Ca n'Anglada (Terrassa)

Es una intervención de nueva concepción que toma como referente el plan Futur Ca n’Anglada 2030. La base del proyecto es la mejora de las relaciones de convivencia a partir del reconocimiento de las diferencias y la detección de las necesidades sociales. El proyecto se desdobla en dos grandes líneas: la primera está centrada en los usos del espacio público; la segunda se basa en la generación de nuevas dinámicas en la relación vecinal que vincula el edificio con el barrio y la ciudad.

Eixample Centre (Viladecans)

El objetivo general es ofrecer oportunidades para la mejora de la salud emocional, especialmente en aquellos casos en que las personas se encuentran en situación de vulnerabilidad y/o aislamiento social.

El Tacó (Vilanova i La Geltrú)

Se plantea la creación de un espacio comunitario que refuerce los vínculos y así facilitar la articulación de una red relacional orientada a fortalecer las capacidades de los residentes.

Noticias relacionadas

El Fondo (Santa Coloma de Gramanet)

El reto es recuperar entidades e iniciativas ciudadanas con capacidad de incidencia social, de manera que se incremente la conectividad social y la organización comunitaria autónoma, las oportunidades de ocupación y la capacitación personal mediante prácticas educativas.

Les Planes (L'Hospitalet de Llobregat)

El objetivo general es reducir factores de exlusión social, particularmente en aspectos como la brecha digital, las debilidades relacionales y la fragilidad en materia de salud mental y equilibrio emocional.

Temas

Pobreza